En Galicia, España, las autoridades administrativas han solicitado obtener la tutela de un niño de 9 años que, al padecer obesidad mórbida, pesa 70 kilos.

Los padres del menor reclaman a la Xunta esta solicitud argumentando que separar al menor de su familia le ocasionaría un mayor daño psicológico, pero las autoridades gallegas hacen la solicitud tras la negativa de los padres de internar al niño en una clínica para vigilar cercanamente su estado de salud y su alimentación.

 

 

Contra la decisión de la Xunta, los padres del niño interpusieron un recurso y han declarado que en tanto no se resuelva éste de manera firme no permitirán el internamiento de su hijo.

A su favor los padres argumentan que han empezado a cuidar los hábitos alimenticios de su hijo puesto que en mes y medio el niño ha logrado bajar 10 kilos. Es decir, pesaba 80 kilos y las autoridades sanitarias han registrado su máximo peso en 86 kilos.

Fuente El País

 

miabogadoenlinea.net