Logotipo de la Suprema Corte

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió dos casos en los que prevalece un criterio de igualdad de género tanto para la guarda y custodia de un menor como para una pensión alimenticia.

En el primer caso la Corte reiteró el criterio que ha venido sosteniendo en el se establece que el hecho de ser mujer no le da a la madre más derechos sobre el padre para obtener la guarda y custodia de un menor de edad, aunque se trate de una niña; de hecho, consideran que es un estereotipo pensar que la mujer es la más apta e idónea para cuidar a los hijos.

En el caso unos padres se disputaban la guarda y custodia de una niña de 10 años y el Primer Tribunal Colegiado en Materia Civil, con sede en el Estado de México, le concedió la guarda y custodia a la madre, bajo el argumento de que la madre es más apta para cuidar a la niña porque comparten el mismo género.

Los ministros de la Primera Sala de la Suprema Corte revocaron la sentencia del Tribunal y concluyeron que el padre o la madre están igualmente capacitados para atender y cuidar a los hijos, siendo obligación de los jueces y magistrados analizar el principio de igualdad entre el hombre y la mujer y buscar que los menores vivan en el ambiente más propicio para el desarrollo integral de su personalidad, protegiendo así el interés superior del niño.

En el segundo caso, la Primera Sala destacó que en un juicio de divorcio el “cónyuge inocente” que carezca de bienes o que durante el matrimonio haya realizado cotidianamente trabajo en el hogar o al cuidado de la familia o que esté imposibilitado para trabajar, tendrá derecho a pensión alimenticia, independientemente de si es hombre o mujer.

Sin embargo, la Primera Sala estableció que “el simple hecho de ser cónyuge inocente no basta para recibir alimentos”, sino que para tal efecto el juez de la causa tendrá que analizar la capacidad económica del cónyuge inocente o verificar que durante el matrimonio se haya dedicado cotidianamente a labores del hogar.

En este asunto, una señora demandó a su esposo la disolución del vínculo matrimonial y el pago de alimentos a su favor como cónyuge inocente; sin embargo, la Sala Familiar resolvió en segunda instancia absolver al esposo del pago de la pensión en razón de que ella trabaja; los ministros validaron la decisión.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It