Los magistrados de Westminster, Londres, Inglaterra, decidirán esta semana sobre la extradición a Dubái de Michael Halliday de 37 años de edad, requerido en el Emirato por robo. Halliday está combatiendo su extradición señalando que debido a que es homosexual difícilmente se podrá garantizar su derecho a un proceso imparcial.

Michael Halliday trabajó en Dubái como gerente de operaciones de una tienda y se le acusa de haber sustraído dinero de una caja de seguridad. Este británico refuta las acusaciones y su abogado, Ben Cooper, ha expuesto que los testimonios que se han presentado para fundamentar su acusación tienen inconsistencias y que, conforme a las leyes británicas, no hay evidencia suficiente para fincar los cargos.

Además de lo anterior, Michael Halliday presenta su defensa exponiendo que su sexualidad podría suponer un riesgo adicional: “Estoy extremadamente preocupado. Si me envían de regreso no creo que pueda defenderme en una corte o tener un juicio justo. El hecho de que soy abiertamente gay significaría un prejuicio en mi contra”, declaró a los medios. “Si me encontraran culpable me preocupa que añadan cargos extra que eleven mi sentencia. El castigo (por ser homosexual) es la muerte en los Emiratos Árabes Unidos y 10 años en Dubái”.

La sodomía consentida, es decir, las relaciones sexuales entre dos hombres, como está definido en el artículo 354 del Código Penal de los Emiratos Árabes Unidos, se castiga con pena de muerte mientras que en Dubái se castiga con 10 años de prisión.

La defensa, además, ha fundamentado su caso en contra de la extradición bajo el argumento de que las autoridades emiratíes han negado acceso al investigador independiente de la fiscalía británica, que actúa como agente legal para los Emiratos Árabes Unidos, al centro de detención en el que estaría Michael Halliday antes del juicio y a la penitenciaría a donde sería enviado en caso de ser encontrado culpable.

Para la defensa, esto es signo de que los Emiratos Árabes Unidos siguen cerrando sus puertas a la inspección y monitoreo. A esto agregan que en los pasados cinco años se han presentado 43 casos de británicos que se han quejado de tortura o malos tratos en el sistema de justicia de los Emiratos. De estos, 37 se relacionan con británicos detenidos en Dubái y 19 de ellos argumentaron haber sido golpeados.

De acuerdo con esta información presentada por la defensa, documentación de la Oficina de Asuntos Exteriores establece que hay “25 quejas de agresiones físicas comprendidas entre una cachetada a golpes repetidos. Otras quejas incluyen confesiones forzadas y la negación de alimento, agua y uso de instalaciones sanitarias”.

La fiscalía británica se negó a comentar sobre la supuesta negativa de acceso a las instalaciones penitenciarias en Dubái. Un vocero declaró: “La audiencia de extradición se ha verificado y la sentencia será entregada el 22 de diciembre. En ese documento el juez informará sus conclusiones sobre los hechos que se refieren a las bases de la solicitud de extradición y a los argumentos presentados por el señor Halliday. Por tanto, no es apropiado que comentemos sobre las cuestiones planteadas en este momento”.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net