Los fundadores de The Pirate Bay siguen atendiendo demandas en varios países del mundo por violación del copyright o propiedad intelectual en materia de derechos de autor.

 

En los Países Bajos fueron demandados por Stichting Brain, una organización que opera en contra de la piratería a raíz de la cual fueron condenados a salir del territorio holandés bloqueando su servicio en ese país así como el tráfico que provenga de dicho país. De no hacerlo en 10 días tendrán que pagar una multa de 3 millones de euros y 30,000 euros adicionales por cada día que se tarden en hacerlo.

 

Los fundadores de The Pirate Bay dicen que esta demanda es absurda toda vez que ni viven, ni operan en los Países Bajos además de que no fueron notificados a tiempo de esta demanda por lo que no pudieron defenderse. Planean apelar siempre que consigan un abogado que gratuitamente les lleve el caso porque además consideran que es materialmente imposible cumplir con la sentencia en el plazo de 10 días.

 

Esta no es la única mala noticia para los tres fundadores del sitio, que por cierto, ya no les pertenece en vista de que vendieron sus acciones, ya que a inicios de semana fueron demandados en Los Ángeles por la Asociación de Cinematografía puesto que el sitio sigue operando pese a que en abril pasado fueron condenados a un año de prisión y a pagar multas en su país natal, Suecia.

 

Pero las noticias sobre las descargas ilegales no termina con The Pirate Bay ya que se está esperando la decisión de un tribunal en Estados Unidos que podría condenar a Joel Tanenbaum, un estudiante, a pagar hasta $4,5 millones de dólares en multas por haber descargado cientos de canciones en la red de manera ilegal utilizando no solo su computadora sino también la de los padres. Tanenbaum aceptó haber cometido estas acciones que se le imputan.

 

De acuerdo con la ley de protección del derecho de autor de los Estados Unidos, las compañías tienen derecho a un resarcimiento del daño de entre $750 y $30,000 dólares por infracción. Pero el monto puede ser superior ya que el mes pasado se condenó a una mujer, madre soltera, a pagar $1,92 millones de dólares por haber descargado ilegalmente 24 canciones, adjudicando una reparación de $80,000 dólares por canción.

 

Con estas multas impuestas, sin duda, estas personas quedan de por vida endeudadas por lo que no se trata ya sobre si pagarán o no, sino que son ejemplos que las compañías disqueras quieren imponer para desmotivar las descargas ilegales de música en la red.

 

Como estos dos casos hay más que están en juicio, aunque actualmente las compañías han optado por llegar a acuerdos por cifras mucho menores. Las compañías detrás de estas demandas son subsidiarias de Universal Music, Warner Music y Sony.

 

Fuente BBC News y TG Daily

www.miabogadoenlinea.net