Hablar de sexo en Arabia Saudita no se debe no solo porque se considere inmoral, sino porque puede llegar a ser un delito dependiendo del tipo de comentarios y confesiones que se hagan.

 

Eso lo está aprendiendo Mazen Abdul-Jawad, un árabe de 32 años, divorciado, que frente a las cámaras de televisión habló de diversos métodos que tienen las parejas para mejorar su vida sexual y confesó haber mantenido relaciones sexuales con varias mujeres desde que se iniciara sexualmente a los 14 años con una vecina.

 

En una sociedad donde las mujeres no pueden salir solas a las calles, estas confesiones han causado gran revuelo y son muchos los sectores que están pidiendo su cabeza para que su castigo sea un ejemplo para todos los demás que llevan una vida licenciosa que atenta contra el Islam. ¿Cuál es el castigo? Hay quienes piden que se aplique la ley islámica que prevé en estos casos la pena de muerte mediante la lapidación.

 

Por ello Abdul-Jawad está escondido y desde hace dos semanas se desconoce su paradero. Sabe que de aparecer nuevamente en escena su libertad personal y hasta su vida estarían en riesgo.

 

En México, por el contrario, los temas de sexualidad han dejado de ser tabú al grado de que se abordan constantemente en programas de radio y televisión en diversos horarios, que pueden incluir la hora de la comida, y aunque en muchos de ellos el tema es explicado cuidadosamente, en otros casos lo hacen de una manera sumamente vulgar y poco profesional, como es el caso del segmento de sexualidad de Radio Fórmula en Veracruz.

 

Fuente El país.com

www.miabogadoenlinea.net