Probablemente porque se trata del país más poblado de la tierra, pero Aministía Internacional reporta que es en China donde se ejecuta el mayor número de sentencias que condenan a la muerte. Nada más en el 2008 se ejecutaron a 1,718 personas lo que significó el 72% de las muertes por sentencia judicial en el mundo.

 

Tras una reforma legislativa, la Suprema Corte del Pueblo, máximo órgano jurisdiccional, quedó facultada para revisar las sentencias de órganos inferiores en que se impusiera la pena de muerte y a partir de esta revisión el número de ejecutados se redujo. Por supuesto que las autoridades chinas no proporcionan cifras, pero la Suprema Corte declaró que era la tasa más baja de muertes de este tipo en 10 años.

 

La Suprema Corte no elimina la sentencia sino que la suspende.

 

De acuerdo con el vicepresidente de la Corte dada la situación social de China no se puede eliminar la pena capital del repertorio de sentencias, pero se muestra optimista con el número de sentencias suspendidas.

 

La pena de muerte en China no solo puede ser aplicada en delitos que atentan contra la vida de otros como es en otros países donde se aplica la filosofía del “ojo por ojo”, sino que también se puede dictar para otros delitos del tipo patrimonial como la evasión fiscal y el peculado.

 

Fuente BBC News
www.miabogadoenlinea.net