Logos de Cabify y Uber

Thibaud Simphal, director general de Uber Francia, y Pierre-Dimitri Gore Coty, responsable de Uber en Europa Occidental, han sido puestos bajo custodia por la policía judicial de París acusados de infringir normas de la seguridad social al ofrecer un servicio de taxi fuera de la ley y ocultar documentación en formato digital que no fue hallada durante la redada de las oficinas de Uber en París.

La investigación, que se abrió a finales de noviembre de 2014, considera que el sistema de la aplicación pone en contacto a usuarios con particulares dispuestos a transportarlos pero sin que estos trabajadores operen con la debida autorización por parte de las autoridades francesas.

Se considera que Uber en este momento está incumpliendo las normas de la Ley Thévenoud, aprobada en octubre de 2014 y que entró en vigor este año para hacer frente a la crisis entre  taxistas regulares y los choferes de Uber.

Esta ley estableció un sistema de pago y certificación para los choferes de taxi  y un proceso de listas de espera para obtener las licencias únicamente abiertas a conductores certificados. La ley prohíbe además que los conductores privados capten clientes vía geolocalización, que quedaría reservada a taxis, y que las matriculaciones de Vehículos de Turismo con Chofer se reserven exclusivamente a conductores con certificación profesional.

El gobierno francés también ha impulsado la creación de una aplicación para que el usuario pueda ver en tiempo real en su smartphone la disponibilidad de taxis en una zona y solicitarlo de modo inmediato.

Aplicar la ley ha resultado problemático, lo que ha permitido que Uber siga operando, originando las protestas de la última semana y llevando al ministro del interior a declarara que “UberPOP es un servicio ilegal y debe ser cerrado”.

Uber lleva varios meses protestando contra la Ley Thévenoud y han presentado dos quejas contra Francia ante la Comisión Europea esperando que esta invalide la ley francesa.

La empresa de tecnologías de la información también ha abierto otro frente en cuanto a la protección de datos personales al cambiar sus políticas de privacidad que le permitirá tener más acceso a la información personal de un usuario.

Uber pretende dar seguimiento de la ubicación de un usuario en forma continua a través de la aplicación, recopilar datos sobre los viajes, tener acceso a los contactos registrados en los dispositivos de los clientes, así como las llamadas y los mensajes SMS entre los conductores y usuarios. También se recopilará información sobre las cuentas de redes sociales de los pasajeros vinculados con Uber.

Estas políticas entrarán en vigor a partir del 1° de julio de 2015. Se espera que los mayores problemas en relación con estas políticas se den en Europa.

Por lo pronto los ejecutivos de Uber detenidos en Francia tendrán que presentarse a juicio a partir del 30 de septiembre.

Más información en elmundo.es

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net