Diecinueve años después de haber sido presentada la iniciativa, finalmente el presidente de la India ratificó la Ley de Preservación Animal del estado de Maharashtra en la que se prohíbe terminantemente el sacrificio de vacas, toros y bueyes, con sanción de hasta cinco años de cárcel y multa de hasta 10,000 rupias, $161 dólares, para quien venda filetes o se encuentre en posesión de ellos.

La iniciativa fue presentada por el partido BJP en 1995 y enviada al presidente para su ratificación en 1996. Sin embargo, según Devendra Fadnavis, ministro principal de Maharashtra, los subsecuentes gobiernos no hicieron lo necesario para que la ley fuera ratificada y adquiriera vigencia.

Nuevamente en el poder, la iniciativa ha sido ratificada por el presidente Pranab Kumar Mukherjee. Una vez ratificada se hizo del conocimiento del ministro de asuntos interiores y del gobernador del estado de Maharashtra, en donde se localiza la populosa ciudad de Bombay.

Si bien el sacrificio de vacas ya estaba prohibido desde 1976 la nueva ley actualiza la prohibición al sacrificio de toros y bueyes los que anteriormente podrían ser sacrificados previo certificado emitido por el gobierno. Se sigue permitiendo, sin embargo, el sacrificio de búfalos de agua, cuya carne, sin embargo, es de menor calidad y que sólo representa el 25 por ciento del mercado de carne en el estado.

Si bien la ley ha sido del beneplácito de la población que practica el hinduismo, casi el 80 por ciento, ha sido muy criticada por la comunidad musulmana que controla el mercado de carne en el estado.

Por el impacto que la prohibición tendrá, los comerciantes de carne han declarado a los medios que planean recurrir legalmente esta ley cuya ejecución, señalan, dejará sin empleo a varias personas y privará de carne de ganado vacuno a los restaurantes del estado.

Aun antes de la prohibición la carne de ganado vacuno era vista como de baja calidad por lo que solía ser consumida por la gente de bajos recursos económicos, frente a la carne de cordero que cuesta tres veces más. Y pese a tratarse de un país mayoritariamente vegetariano por razones religiosas, tan solo en Bombay se consumen diariamente 90,000 kilos de carne de cordero vendidas por más de 900 carnicerías legales e igual número de establecimientos ilegales.

Otro problema que se presenta es para los ganaderos quienes ya no podrán vender a los animales para ser sacrificados por razones de consumo humano, lo que podría significar que enfrenten dificultades en el sostenimiento de estos animales que hace unos días valían dinero y hoy con la nueva ley han perdido su valor económico.

Más información Indiaexpress.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It