Un adolescente de 15 años fue sentenciado a diez meses de prisión por una corte de Salzburgo, Austria, por ofensas nazis, difamación y tentativa de coacción, todo ello con fundamento en la Ley de Prohibición que sanciona conductas que hacen apología del nazismo para evitar el resurgimiento de esta ideología.

El joven cometió los hechos que se le imputaron cuando tenía 14 años. Entre ellos el haber publicado como foto de su perfil de Facebook una imagen con símbolos nazis que tomó de un cartel de la película de Quentin Taranatino, Inglourious Basterds, además de “compartir” como poemas las letras del grupo alemán neo-nazi Landser.

Asimismo se conoció que el adolescente tenía una tatuaje de una suástica, que compartía en sus redes sociales fotografías usando ropa distintiva de los skinheads o grupos neonazis y que había amenazado a una compañera de escuela de origen somalí con un cuchillo.

Durante el proceso, el adolescente se manifestó arrepentido de sus actos que calificó como “de mal gusto” y dijo que había actuado movido por una infancia conflictiva con varias operaciones en un ojo, cambios de escuela por expulsiones tras ser considerado “niño difícil”, además de haber sido echado de su casa varias ocasiones por sus padres. Todo ello antes de cumplir los 15 años de edad.

Lo anterior, sin embargo, no ablandó el corazón del jurado quien de forma unánime lo encontró culpable de los cargos señalados, disculpándolo solamente del cargo de agresión. Y así fue sentenciado a diez meses de prisión de los cuales ya cumplió ocho meses en prisión preventiva.

Esperemos que el tiempo en prisión haya servido para que este niño conociera otras opciones además del odio, y no para incrementar su enojo lo que podría derivar en la comisión de nuevos delitos más adelante.

Más información The Local

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net