En un documento especial que se ha remitido a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, se declara que la policía en Kenia repetidamente ejecuta individuos en un clima de impunidad y revela la existencia de escuadrones policíacos de la muerte que operan bajo las órdenes de un jefe de policía y cuya finalidad es perseguir y matar a líderes y miembros de la delincuencia organizada.

 

En este documento se propone la renuncia del fiscal general y del comandante de la policía y se pide al presidente de Kenia, Mwai Kibaki que se comprometa públicamente a terminar con estas matanzas ilegales por parte de la policía.

 

El gobierno de Kenya ha respondido a través de su portavoz que este documento cuestiona las bases mismas del estado de Kenya y sus instituciones además de que viola la soberanía.

 

El autor del documento, Philipe Alston, quien es investigador de derechos humanos, declaró que si el gobierno se compromete a acabar con estos escuadrones de la muerte, el problema de las muertes ilegales podría terminar puesto que se trata de un problema grave pero no intratable hasta este momento.

 

Recordemos que todo estado de derecho tiene establecido mecanismos judiciales para juzgar y sentenciar a los delincuentes y que por lo tanto no se debe dejar la impartición de justicia a la policía porque con estos actos se cometen numerosas injusticias que afectan a habitantes inocentes y cuyos asesinatos quedan impunes.

 

Fuente CNN.com

 

www.miabogadoenlinea.net