Google nació hace 18 años, y no tardó en convertirse en el principal buscador de la red y hasta hace algunos años no había tenido ningún problema para realizar sus actividades. Pero poco a poco han surgido quienes se oponen a que Google se beneficie de su actividad sin una retribución de por medio.

Primero fue en Alemania donde se estableció una tasa compensatoria, siguieron Francia, Italia, Bélgica. En todos estos países los medios de comunicación impresos se han opuesto a que Google difunda la información que publican sin una compensación de por medio.

A estas naciones podría unirse España, de aprobarse por los legisladores de ese país la propuesta que se incluye en la iniciativa de reformas a la Ley de Propiedad Intelectual, que fue aprobada por el Consejo de Ministros español y que ahora pasará al Poder Legislativo.

El proyecto adapta el límite de cita o reseña al ámbito de los agregadores de contenidos o buscadores en Internet, reconociendo el derecho de las empresas editoras y autores de noticias a ser compensadas económica y equitativamente por la explotación de sus contenidos.

La medida “excluye las fotografías, cuyo uso siempre requiere de autorización, y la actividad de búsqueda por palabras que lleve a la página original, que no requerirá de autorización ni compensación”.

Un agregador de contenido noticioso es el que permite al usuario ver las noticias más importantes sobre determinados temas, agrupando la información, remitiendo a su vez al contenido original.

Esto es lo que ha venido haciendo Google News y a lo que se oponen algunos medios europeos impresos, exigiendo una compensación por la explotación de sus obras.

Los medios destacan cómo esta medidla podría afectar a Google por ser un sitio de gran relevancia en Internet, pero esta disposición afectaría a todos los sitios que publican enlaces a las noticias que se publican en los sitios de Internet de los medios de comunicación impresos.

Esta decisión llega ante un panorama distinto a cuando iniciaron las controversias en otros países sobre este tema. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ya señaló que los enlaces no son ilegales en la medida en que se dirigen a una misma audiencia, por lo que no se requiere autorización del titular.

También dicha entidad señala que cualquier disposición de algún Estado que pretenda dar mayor protección a la prevista en la normatividad de la Unión Europea, es inadmisible ya que generaría inseguridad jurídica a los ciudadanos europeos, al no existir certeza respecto a las disposiciones que regulan los derechos de autor en la Unión.

Una de las principales herramientas en la red son los buscadores que permiten a decenas de millones de usuario detectar el contenido que puede ser de su interés, y uno de los principales buscadores es Google.

La realidad es que la controversia no es sobre derechos de autor sino de ingresos, ya que a pesar de los esfuerzos de los medios impresos, ante la Internet sus ingresos por publicidad han disminuido.

En su lucha por recuperar y aumentar sus ingresos, los medios europeos han intentado obligar al principal buscador, Google, a compartir sus ganancias pero sin éxito.

En Bélgica, aunque en tres ocasiones los tribunales han condenado a Google a pagar, el gigante respondió retirando de sus resultados a los medios impresos, por lo que al final llegaron a un acuerdo en el que Google se comprometió a anunciarse en esos medios

En todos los países la propuesta de Google ha sido apoyar a los medios para optimizar el uso de sus herramientas de publicidad: AdWords, para anunciarse en los resultados de las búsquedas y AdSense, herramienta a través de la cual los afiliados a Google publican los anuncios que terceros contratan con la empresa, y AdExchange, mercado de anunciantes y editores en Internet.

También proponen explotar las herramientas de  Google+, YouTube, etcétera para generar más lectores y más ingresos. En resumen, les enseñara a aprovechar sus herramientas, sin pagar a los medios  y autores por incluir su contenido.

Google simplemente señala a los medios que si no quieren aparecer en los resultados de su búsqueda, pueden darse de baja “con solo incluir unas líneas de código”, pero nadie quiere ser invisible en la red.

La realidad es que Google es un monopolio de la publicidad en Internet al cual ningún país hasta el momento ha podido controlar.



miabogadoenlinea.net