La Corte Constitucional de Colombia declaró la exequibilidad o constitucionalidad de la Ley del Libro, Ley 98 de 1993, que excluye de sus beneficios a periódicos impresos o digitales.

La ley fue recurrida porque se excluye de los beneficios de promoción, arancelarios, crediticios, tributarios y postales a libros, revistas, folletos y coleccionables a los periódicos impresos y digitales.

De acuerdo con quien promovió esta acción, el abogado Eduardo Cifuentes Muñoz, el concepto de ‘libro’ es amplio e incluye diversos tipos de impresos que tienen como objeto la difusión de la ciencia, la cultura y las expresiones artísticas, función que también tienen los diarios impresos y digitales.

Sin embargo, la Corte consideró que la ley recurrida no es inconstitucional porque la Constitución ya concede otros estímulos a los periódicos impresos y digitales como la exención del impuesto a las ventas, el IVA y el beneficio de tarifa postal reducida.

En el fallo se señaló, además, que existen diferencias entre los periódicos y la industria editorial en cuanto a fenómenos económicos y sociales, lo que justifica un tratamiento diferente “que no involucra una afectación a las libertades de información y prensa”, ni altera las normas que protegen los derechos de autor.

La ley del libro dispone que las empresas editoriales cuya actividad económica y objeto social sea exclusivamente la edición de libros, revistas, folletos o coleccionables seriados de carácter científico o cultural, gozarán de la exención total del impuesto sobre la renta y complementarios durante 20 años cuando la edición e impresión se realice en Colombia. Originalmente, los 20 años corrían desde el inicio de la vigencia de la ley en 1993, pero otra ley prorrogó el plazo que ahora se cuenta a partir del 31 de diciembre de 2010.

Mediante esta decisión se confirma que la Ley 98 de 1993 solo se refiere a la democratización y fomento del libro colombiano y no implica a la prensa.

Más información larepublica.co

www.miabogadoenlinea.net