El viernes pasado el departamento de alimentos y medicinas del estado de California, Estados Unidos, clausuró dos lugares donde algunos miembros de la comunidad judía ortodoxa seguía rituales en función de la celebración de Yom Kipur o día de expiación de los pecados.

 

Las clausuras se hicieron en Pico Robertson, Los Ángeles, en la sinagoga Ohel Moshe y en un lugar alquilado por la organización Bait Aron en a que practicaban ritos antiguos en los que sacrificaban gallinas.

 

En estos rituales, practicados por un pequeño número de judíos ortodoxos, el encargado del ritual sostiene por las alas a una gallina a la que mueve en círculos sobre la cabeza del penitente o persona que desea expiar sus pecados mientras recita una oración, para después matar a la gallina con un corte de cuchilla y drenar su sangre. Tradicionalmente las gallinas se cocinan y se donan a organizaciones caritativas, pero esta vez muchos cadáveres terminaron en un bote de basura.

 

Tanto activistas a favor de los derechos de los animales como líderes religiosos hicieron un llamado a quienes practicaron el ritual por considerarlo cruel y poco humano.

 

Las autoridades de la ciudad de Los Ángeles, California, intervinieron en este caso clausurando a los dos lugares en donde se estaban llevando a cabo los rituales pues la matanza de los animales es contraria a las leyes de salud del estado de California. De este operativo nadie resultó arrestado pues las autoridades reportaron que los practicantes se mostraron muy amables y suspendieron sus actividades en cuanto les notificaron que eran contrarias a la legislación vigente.

 

 

Más información LA Times

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It