Tras haber anunciado que hoy inicia el mes del Ramadán, importante festividad musulmana, el gobierno de Indonesia también pidió a los grupos de vigilantes musulmanes que no irrumpan en bares y centros nocturnos con el objetivo de cerrarlos.

 

Sobre este particular la policía fue muy enfática y señaló que es su deber verificar el cumplimiento de la ley por parte de los locales comerciales y que esa función no recae sobre los ciudadanos.

 

El ministro del interior de Indonesia, Gamawan Fauzi, declaró que la nueva ley en materia de manifestaciones puede ser utilizada incluso para detener a los grupos de vigilantes que actúen con violencia.

 

Las advertencias estuvieron particularmente dirigidas al Frente de Defensa del Islam, FPI por sus siglas en inglés, y se hizo hincapié en que cualquier irrupción en locales comerciales es ilegal.

 

Sobre estos comercios, la Administración de Yakarta ordenó a los centros de entretenimiento en la capital a cumplir una ordenanza en materia de turismo que estipula que los centros nocturnos, discotecas, centros de masajes y spas deben cerrar un día antes del Ramadán y reabrir sus puertas un día después de la festividad de Idul Fitri que pone fin a este mes religioso caracterizado por el ayuno y la oración.

 

 

Más información The Jakarta Post

 

www.miabogadoenlinea.net