Pese a la creación en Rusia del Museo Judío y Centro de Tolerancia, que ya se encuentra en posesión de 500 libros y manuscritos judíos en litigio, aún faltan de ser entregados 4,000 libros que se encuentran en disputa.

 

Se trata de una colección que perteneció al rabino Yosef Yitzchok Schneersonhn, quien después de haber sido arrestado y sentenciado a muerte por el régimen soviético en Rusia, se le permitió abandonar el país en 1927 dejando atrás su invaluable colección.

 

Los volúmenes han sido reclamados por la sucesión legal del rabino, el movimiento Chabad-Lubavitch, con sede en Brooklyn, en los Estados Unidos, al gobierno ruso, quien entregó los libros a la biblioteca estatal y a un archivo militar, donde aún están en custodia.

 

El movimiento Chabad-Lubavitch ganó este año su caso ante una corte en los Estados Unidos que condenó al gobierno ruso a entregar la colección de libros y manuscritos y a pagar una multa de 50,000 dólares por cada día que se retrase en la entrega de los libros. Debido a este conflicto legal los préstamos entre museos rusos y estadounidenses se han suspendido.

 

Como una forma de hacer entrega de la colección, se creó el Museo Judío y Centro de Tolerancia que es administrado por la Federación de Comunidades Judías de Rusia, el cual es afín al gobierno del presidente ruso Vladimir Putin. Sin embargo y pese a que se planea la entrega de toda la colección de libros a este museo, se creó una rama de la biblioteca estatal en el museo de tal manera que los libros sigan perteneciendo al gobierno ruso y no a la comunidad judía.

 

Se trata de una solución que no satisface al movimiento con sede en Estados Unidos cuyo representante, Agudas Chasidei Chabad declaró que la medida “no satisface los requerimientos religiosos de Chabad ni pone remedio al secuestro unilateral, retención y autoproclamada propiedad por parte de Rusia de estos libros sagrados”.

 

 

Más información The Art Newspaper

 

www.miabogadoenlinea.net