Después del derrumbe del edificio de la Plaza Rana, en Dacca, Bangladesh, el pasado 24 de abril y que llevó a la muerte a 1127 personas, se ha firmado un acuerdo de seguridad entre empresas textiles, minoristas y sindicatos de trabajadores de Bangladesh.

 

El edificio que se derrumbó el mes pasado albergaba talleres textiles que maquilan ropa para importantes marcas europeas y estadounidenses, lo que expuso una vez más las paupérrimas condiciones laborales de millones de personas.

 

El acuerdo de seguridad firmado pretende incrementar las condiciones se seguridad obligando a las partes a realizar inspecciones de seguridad en las más de mil fábricas de textiles que hay en el país asiático y hacer públicos los resultados.

 

El acuerdo ha sido ya firmado por 31 empresas de ropa como la sueca H&M y M&S y se espera que otras importantes marcas firmen este acuerdo.

 

Se trata solo de un acuerdo en uno de los varios países en donde se maquila la ropa de marca por la que llegamos a pagar hasta miles de pesos. Y se trata solo del tema de seguridad cuando hay otros aspectos importantes a resolver como el pago se salarios dignos, el límite de horas de trabajo, el respeto de los días libres, el derecho de sindicalización y el trato digno y humanitario de los trabajadores. Todo esto además del respeto al medio ambiente, por ejemplo.

 

Activistas de organizaciones que han logrado la firma del pacto de Bangladesh y que pretenden otros acuerdos para mejorar la situación de millones de personas que trabajan para la industria de la moda, piden ayuda a los consumidores para lograr sus objetivos. La ayuda tan solo radica en comprar aquellas marcas que se han comprometido a mejorar la situación laboral de los trabajadores que les maquilan, en lo que se conoce como el movimiento de compras con ética, un movimiento que vale la pena considerar seriamente.

 

 

Más información Guardian

 

www.miabogadoenlinea.net