La Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos, FTC por sus siglas en inglés, dio a conocer un estudio en el que concluye que cientos de aplicaciones móviles o para celulares dirigidas a los niños, no proporcionan la suficiente información a los padres sobre el tipo de información que obtienen y cómo y a quién la comparten.

 

De acuerdo con el estudio, en que se examinaron 400 aplicaciones móviles para niños, la mitad disponibles en Apple App Store y la otra mitad en Android Market, solo el veinte por ciento cumple con las leyes y normas sobre las prácticas de recolección de datos.

 

Más de la mitad de estas aplicaciones recolecta información muy sensible de los niños, como el número del teléfono, el ID del aparato y ubicación exacta, y la comparte con empresas de mercadotecnia, todo ello sin el conocimiento de los padres.

 

Muchas de estas prácticas son violatorias de las normas de la FTC sobre prácticas engañosas o injustas, además de que podrían ser violatorias de la Lly federal de protección de la privacidad de los niños en la red, COPPA (Children’s Online Privacy Protection Act), que exige de los operadores de Internet obtener el permiso de los padres antes de recolectar cierta información de los menores de 13 años como nombre, número de teléfono, dirección u otra información personal.

 

La FTC está tratando de que se revise la mencionada ley para incluir otras disposiciones de protección para los niños y actualizar la protección a los nuevos desarrollos tecnológicos e incluir aplicaciones sobre reconocimiento facial, reconocimiento de voz y la recolección integral de datos por empresas de mercadotecnia y publicidad, una iniciativa a la que, por supuesto, se han opuesto grandes empresas de medios y desarrolladores de aplicaciones.

 

En el reporte, la FTC declara que existe preocupación de que con los datos que se obtienen de los niños a través de estas aplicaciones se estén elaborando perfiles de los niños sin el conocimiento ni consentimiento de los padres, lo que representa no solo un riesgo potencial a la seguridad de los niños por la capacidad de terceros de contactar o ubicar al niño, sino también el riesgo que podría significar en cuento a ser discriminados o influenciados por publicistas.

 

A lo largo de este año se han estado realizando diferentes esfuerzos para obligar a los desarrolladores de aplicaciones a cumplir con las normativas sobre información de recolección de datos y la consecuente obtención de los permisos de los padres, pero este nuevo informe de la FTC concluye que poco se ha avanzado en la materia por lo que debe seguir la presión para que se cumplan las disposiciones de seguridad para los niños.

 

 

Más información The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net