La permanencia del congreso constituyente de Egipto, encargado de la redacción de una nueva Constitución, está siendo evaluada por la Suprema Corte Constitucional después de que la Corte Administrativa remitiera el asunto para su resolución.

 

Se trata de un asunto que ha generado amplios debates en el país pues el Constituyente, conformado por cien personas, está siendo recusado bajo el argumento de que su conformación es mayoritariamente islamista y no representa los intereses de todo Egipto.

 

Artículos propuestos en materia de libertad religiosa y de independencia judicial han sido cuestionados por diferentes grupos sociales de Egipto pues parece haber la pretensión de limitar la libertad de creencias y de imponer al Islam como religión del estado.

 

En este caso la Suprema Corte Constitucional deberá evaluar una ley ratificada por el ejecutivo en la que se otorga inmunidad a los miembros del Congreso Constituyente. Se desconoce cuando se emitirá un veredicto.

 

La decisión que tomará la Suprema Corte Constitucional, conformada mayoritariamente por seglares, parece ser un nuevo enfrentamiento entre el gobierno del presidente Mohamed Morsi, perteneciente a la Hermandad Musulmana. Ya en el pasado este órgano judicial declaró ilegal la conformación del parlamento egipcio.

 

No es está la primera denuncia que se recibe sobre la conformación del Constituyente pues sobre el particular la corte administrativa ha recibido 40 peticiones para disolver ese órgano.

 

A los egipcios la transición de la dictadura de Hosni Mubarak hacia un nuevo régimen les está suponiendo un reto mayor que el derrocamiento del dictador.

 

 

Más información Guardian

 

www.miabogadoenlinea.net