La Comisión Europea analiza la posibilidad de establecer un gravamen a los servicios de almacenamiento en Internet conocidos como “cloud” o nubes, para compensar a los titulares de derechos de autor por la reproducción de sus obras, ya que muchos usuarios almacenan videos, música o libros para acceder a ellos a través de distintos dispositivos.

 

Ya en algunos estados de la Unión Europea se cobran impuestos a las ventas de soportes físicos de almacenamiento como son USB o DVD, para compensar a los titulares de derechos por las copias de obras para uso privado de los usuarios, pero con el crecimiento de las nubes de almacenaje ese impuesto pierde efectividad.

 

Las organizaciones de gestión de derechos han manifestado su apoyo a este nuevo impuesto y consideran que éste no tendría porque afectar su crecimiento.

 

El problema es que es difícil de determinar la base gravable, ya que los usuarios pueden determinar la capacidad de almacenamiento que contratan y muchos usuarios contratan servicios sin límite de capacidad.

 

Otra de las aristas del tema es cuando el usuario sólo almacena contenido generado por el mismo, sin afectar los derechos de autor de terceros. En el caso de España, el canon aplicado a medios físicos fue impugnado en los tribunales, por lo que se tuvo que modificar el sistema a un subsidio como compensación económica calculada a partir del perjuicio que les causa a los autores el hecho de que continúe siendo plenamente legal la realización de copias de obras para uso privado.

 

La Comisión Europea también ha aprobado una estrategia para potenciar el desarrollo de las “nubes” para crear empleos e impulsar el crecimiento del PIB y  acelerar y aumentar el uso de esta tecnología para impulsar las empresas europeas del ramo, y pretenden alcanzar una normatividad para toda Europa, incluyendo el contenido de los contratos para que los usuarios tengan más control sobre sus datos.

 

 

 

Más información idg.es

 

www.miabogadoenlinea.net