Tras el anuncio del 30 de abril del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, de que crearía un Consejo de Estado con la primera finalidad de analizar la retirada de Venezuela de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, la Oficina de la Alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos se expresó sobre el particular.

 

Así, el portavoz de esa oficina, Rupert Colville, hizo un llamado al gobierno de Venezuela para evitar decisiones que debiliten la protección de los derechos humanos en el país y con posibles ramificaciones negativas para la región.

 

Sobre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Rupert Colville dijo: “Esta Comisión en particular, es una de las más antiguas, tiene 50 años de existencia, y goza de muy buena reputación. Ha tenido un gran impacto en América Latina, especialmente en el desarrollo de normas de derechos humanos y en la obtención de justicia para las víctimas de las dictaduras en la región”.

 

Agregó que la ONU y la Comisión Interamericana cooperan firmemente en temas como la justicia juvenil, la prevención de la tortura, la promoción de la libertad de expresión, y los derechos de los pueblos indígenas.

 

Sin embargo el presidente Chávez ha manifestado en repetidas ocasiones que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos “obedece” a los intereses de los Estados Unidos y que por tanto sus decisiones no son objetivas.

 

Son varias las decisiones de la CIDH que no han sido del agrado del presidente Chávez, la más reciente la resolución de ese órgano de levantar la inhabilitación al opositor Leopoldo López a fin de que pudiera ser candidato a la presidencia.

 

Siguiendo esta tendencia del mandatario venezolano, Rafael Correa, presidente de Ecuador, también se manifestó en el pasado contrario tanto a la Comisión como a la Corte Interamericana de Derechos Humanos al señalar que “sirven intereses imperialistas”, esto en el marco de las demandas que interpuso en su país en contra del diario El Universo. De aquí el señalamiento de la ONU sobre las posibles ramificaciones negativas en la región.  Para Rupert Colville, los organismos regionales como la CIDH desempeñan un papel fundamental en la promoción y protección de las garantías básicas.

 

 

Más información ONU

 

www.miabogadoenlinea.net