La Asamblea Nacional de Francia aprobó este jueves una polémica iniciativa de ley que convierte en delito la negación del genocidio de más de medio millón de armenios ocurrido entre 1915 y 1917, a instancias del Imperio Otomano, hoy Turquía.

 

De acuerdo con varios historiadores, en 1915, durante la Primera Guerra Mundial, el gobierno otomano, en una deliberada política de genocidio, ordenó la muerte de entre medio millón y millón y medio de cristianos armenios en lo que hoy es el este de Turquía.

 

El gobierno de Turquía, sin embargo, niega los hechos como un genocidio y señala que miles de kurdos y musulmanes turcos fueron asesinados también durante ese período cuando Rusia invadió su territorio, con ayuda de soldados armenios.

 

Este episodio de la historia es un tema delicado entre Turquía y Armenia, países que hasta el 2009 decidieron firmar un acuerdo de paz que preveía la creación de un comité de expertos internacionales que revisara estos hechos de la historia, el restablecimiento de lazos diplomáticos y la apertura del comercio entre ambas naciones. Sin embargo ninguno de los dos países ha ratificado este acuerdo.

 

Durante una visita a Armenia en octubre pasado el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, recomendó a los turcos revisar la historia y aceptar el genocidio pues de lo contrario en Francia se pasaría la ley que sanciona la negación de este genocidio y que ayer fue aprobada por la cámara baja.

 

En Francia desde el 2001 existe una ley que reconoce que los hechos ocurridos en el este de Turquía en 1915 constituyeron un genocidio, pero es hasta ahora que se aprueba como delito la negación de estos hechos y que se sancionará con un año en prisión y una multa de hasta 45,000 euros.

 

Previo a la aprobación de la ley, el gobierno de Turquía había anunciado su inconformidad con esta ley y amenazó con el retiro de su embajador en Francia de ser aprobada esta ley, amenaza que cumplió pocos minutos después de la votación de la iniciativa, y acusó al gobierno de Sarkozy de usar esta parte de la historia para ganar el voto de los más de 500,000 armenios que residen en Francia.

 

El ministro de relaciones exteriores de Francia, Alain Juppé, contestó que la ley no había sido iniciativa del gobierno sino de la legisladora Valérie Boyer, del partido en el gobierno, y que la misma no se trata de un ataque al gobierno del primer ministro Recep Tayyip Erdogan.

 

La iniciativa aún no es ley y analistas consideran que debido a la apretada agenda del senado, la misma no culmine el proceso legislativo antes de la próxima primavera, fecha en que termina el período presidencial de Nicolás Sarkozy.

 

 

Más información Guardian

 

www.miabogadoenlinea.net