Anders Behring Breivik, el hombre que en julio pasado acabó con la vida de 77 personas en Noruega, apareció este lunes por primera vez en público desde su detención, al haberse permitido por la corte que las audiencias previas a su juicio fueran públicas.

 

Este hombre de 32 años volvió a declararse responsable de la bomba que detonó frente a edificios públicos en Oslo y de los disparos hacia un grupo de jóvenes en la Isla de Utoeya el pasado 22 de julio, pero no se declaró culpable de los cargos de terrorismo que se le imputan.

 

Su comparecencia inició declarándose comandante del movimiento de resistencia de Noruega y cuestionando la legitimidad de la corte que lo juzga hasta que fue interrumpido por el juez y señaló que los hechos cometidos por él habían sido necesarios para preservar a Noruega del multiculturalismo en general y de la influencia de los musulmanes en particular.

 

Tras su detención se ordenó la reclusión y aislamiento completo por 12 semanas, período que se prorrogó por un plazo igual. Sin embargo la corte accedió a relajar el asilamiento e incluso negó la solicitud de la fiscalía de que las deposiciones de este hombre fueran transmitidas desde la prisión, para permitirse que las audiencias, desde la de este lunes, fueran públicas.

 

La fecha de inicio del juicio contra Breivik se fijó para el 16 de abril del año entrante, pero la fecha está sujeta a los resultados de las pruebas psicológicas que se siguen conduciendo para determinar la capacidad legal de este hombre para ser juzgado.

 

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net