Después de aventar el zapato, y haber sido detenido, hoy, Muntazer al-Zaidi, el periodista iraquí que adquirió fama instantánea al haberle gritado “perro” a Bush y aventarle sus zapatos, pide clemencia y perdón, pero no a Bush, sino al primer Ministro de Irak, Nouri al-Maliki.

 

En su declaración establece que no puede cambiar el “desagradable acto” que cometió, pero que está arrepentido de haberlo hecho.

 

De acuerdo con la ley iraquí ofender a un dignatario puede ser sancionado con una pena de hasta quince años de cárcel. De ahí que el periodista esté apelando por un perdón que, por cierto, el presidente Bush le otorgó el día de ayer.

 

El caso de al-Zaidi ha despertado muchas reacciones en Irak. Por ejemplo, un grupo de estudiantes se manifestó en apoyo a sus actos, con los zapatos en alto y arrojando piedras a los soldados de Estados Unidos, quienes repelieron la manifestación. Pero también se manifestaron más de mil abogados que ofrecieron sus servicios para la defensa del periodista e incluso un comerciante egipcio le ofreció a al-Zaidi a su hija de veinte años como novia.

 

No sabemos si proceda el perdón o el tipo de sanción que se termine imponiendo al periodista, pero si es seguro que durante el juicio alegará tortura, ya que según dicho de la familia, el hombre se encuentra hospitalizado con fractura de brazo tras su detención por parte de la policía iraquí y del servicio secreto de Estados Unidos.

 

Fuente guardian.co.uk 

 

 
www.miabogadoenlinea.net