El Tribunal Penal Internacional para Ruanda condenó el pasado 1 de noviembre a un empresario ruandés a 30 años de prisión al encontrarlo culpable del homicidio de más de 2000 tutsis que durante el genocidio de 1994 se ocultaron en una iglesia católica.

 

El hoy sentenciado es Gaspard Kanyarukiga de 65 años, quien fue capturado en Sudáfrica en julio del 2004 y trasladado a Arusha, Tanzania, ciudad donde tiene su sede el Tribunal Penal Internacional para Ruanda.

 

Kanyarukiga fue el único acusado en el juicio que se siguió por la demolición de la iglesia de Nuestra Señora de la Visitación en donde se encontraban refugiados más de 2000 tutsis. Por esta acción fue encontrado culpable de genocidio y crímenes contra la humanidad.

 

En 1994 la lucha étnica en Ruanda llegó al genocidio, cuando hutus llamaron al exterminio de tutsis y de hutus moderados, provocando la muerte de por lo menos 500 mil personas, aunque se desconoce el número exacto de víctimas con cifras que exponen hasta un millón de muertos.

 

La ONU resolvió la composición de este Tribunal Especial por resolución de noviembre de 1994 y estableció la sede del mismo en Tanzania. Hasta la fecha han juzgado a 52 personas, de las cuales 8 han sido puestas en libertad y 8 se encuentran apelando sus casos. Actualmente está en curso el juicio en contra de 22 detenidos y otros dos detenidos están esperando el inicio de sus procesos.

 

Miles de ruandeses siguen siendo juzgados por genocidio en otros tribunales tanto en Ruanda como en otros países como Finlandia.

 

Más información ONU

 

www.miabogadoenlinea.net