Pese a que Nushawn Williams, un hombre en el estado de Nueva York, Estados Unidos, cumplió su sentencia de 12 años de prisión por violación y por haber puesto en peligro imprudentemente a 13 mujeres a las que contagió de VIH, no saldrá libre.

 

Lo anterior fue determinado por un juez de la Suprema Corte del estado al aplicar en este caso una ley civil de confinamiento que permite que los delincuentes sexuales considerados peligrosos permanezcan recluidos una vez terminadas sus sentencias.

 

Mediante esta ley se busca evitar que personas potencialmente peligrosas salgan libres para que puedan cometer delitos de esta naturaleza nuevamente. Pero para que se aplique esta ley, la persona debe ser evaluada psiquiátricamente a fin de determinar si tiene alguna anormalidad mental o si puede cometer más crímenes en el futuro. De ser así, se les puede retener indefinidamente en hospitales psiquiátricos una vez que salen de prisión, y donde son evaluados cada año.

 

Debido a que Williams contagió a 13 mujeres de VIH se ha considerado que su peligrosidad es alta y por ello la procuraduría solicitó se aplique en su caso la ley de confinamiento civil pues su sentencia fue cumplida en abril pasado.

 

La defensa de Williams alegó que la ley no era aplicable en su caso porque se trata de una ley posterior a 1998, año en que el sentenciado se declaró culpable de los delitos que se le imputaban. Añadió que su cliente de haber sabido que se le podía recluir de por vida tras declararse culpable, posiblemente no lo hubiera hecho por lo que la ley se estaba aplicando retroactivamente en su perjuicio.

 

Sin embargo el juez estuvo de acuerdo con la fiscalía en que el hombre purgaba sentencia por haber cometido delito sexual y que la ley es aplicable porque estaba en prisión por delitos naturaleza sexual, supuesto previsto en la legislación.

 

La ley de confinamiento civil es un tanto controvertida porque al permitir que una persona siga confinada tras haber cumplido la sentencia dictada, pone en entredicho la finalidad de las sentencias mismas en cuanto a que mediante ellas se hace una reparación del daño. Sin embargo se ha juzgado necesaria dada la reincidencia en la comisión de delitos sexuales a fin de proteger a la sociedad de futuros ataques de esta naturaleza.

 

Fuente The New York Times

 

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net