Una corte de Finlandia sentenció a cadena perpetua a un pastor de Ruanda a quien acusaron de haber cometidos crímenes contra la humanidad durante el genocidio de 1994, en el que murieron más de 800,000 tutsi y hutu moderados

.

El pastor, Francoise Bazaramba, se mudó a Finlandia donde solicitó asilo político. Pero en su lugar fue detenido en el 2007 acusado de 10 cargos por diversos delitos contra la humanidad entre ellos genocidio.

 

Por el principio de jurisdicción universal, Finlandia puede juzgar por crímenes contra la humanidad pese a que se hayan cometido fuera de su territorio, de ahí la atribución de su poder judicial sobre el caso de este predicador, quien además fue solicitado en extradición por Ruanda, lo que se negó por el gobierno finlandés por considerar que no recibiría un juicio justo en ese país.

 

La corte que revisó el caso escuchó el testimonio de más de 68 testigos que viajaron desde Ruanda y Tanzania para rendir su testimonio y se concluyó que durante el genocidio de 1994, Bazaramba participó en la organización de diversos ataques y en los incendios de varios hogares tutti, además de haber distribuido propaganda anti tutti que fomentó el enojo y el desprecio hacia esa etnia, moviendo a la población a cometer los homicidios.

 

La sentencia es de cadena perpetua aunque los abogados que representaron a Bazaramba declararon que apelarán la sentencia.

 

Fuente BBC News

 

www.miabogadoenlinea.net