Hombre enojado, con ceño fruncido, boca abierta y señalando con un dedo

Gobernadora de Tokio anuncia iniciativa para sancionar a consumidores o clientes que abusen de prestadores de servicios

En la sesión ordinaria de la asamblea de Tokio, Japón, la gobernadora Yuriko Koike dijo que se está delineando una normativa para sancionar el acoso de los clientes a los trabajadores que prestan sus servicios en negocios como tiendas o restaurantes.

El acoso de los consumidores o clientes, se está convirtiendo en un problema cada vez mayor para las empresas de la capital, dijo la gobernadora, señalando que ya se conformó un panel de expertos del gobierno para analizar la viabilidad de un reglamento de este tipo. Según este panel, el acoso de los consumidores a los trabajadores debe sancionarse, pero no por la vía penal, sino solamente administrativa.

Según información de japantimes.co.jp, este panel de expertos ha estado buscando antecedentes en otras partes del mundo sobre las sanciones a consumidores abusivos. Si bien no se trata de una disposición como tal, se hace referencia a la campaña que desde 2017 un sindicato de trabajadores en Australia ha lanzado para resaltar el creciente maltrato a los trabajadores que prestan sus servicios, en un afán de que se tome conciencia y estas actitudes cambien.

En una encuesta de 2022 realizada por la organización laboral más grande de Japón, Rengo, el 67.5 % de 1,000 encuestados dijo que habían sufrido acoso de clientes en los últimos tres años. De ellos, el 55.5 % dijo haber sido maltratado verbalmente, mientras que otro 46.7 % experimentó haber sido reprendido o dado órdenes por parte de los clientes.

La encuesta también mostró que el 36.9 % sentía que ese comportamiento había aumentado en los últimos cinco años debido a lo que suponían era frustración por las crecientes desigualdades sociales, así como por la pandemia de COVID-19.

Además de esta nueva disposición que, si es aprobada por la asamblea de Tokio, será la primera de su tipo en Japón, el gobierno metropolitano ha reservado un presupuesto para el año que comienza en abril, para crear un sitio web específicamente para destacar el acoso de los clientes y lanzar una campaña de concientización de un mes de duración.

Tokio no es la única ciudad en donde los consumidores son cada vez más descorteses y groseros. Según el reportaje, la ciudad de Osaka fue demandada por la madre de un trabajador de una carnicería de 26 años que se suicidó por el abuso verbal de los consumidores. Si tomamos en cuenta que la depresión y angustia son enfermedades importantes que lamentablemente van en aumento, estas groserías se convierten en un considerable detonador que puede llevar, como en el caso de este joven, al suicidio.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial vinculando y citando www.miabogadoenlinea.net

Pin It