Basurero de computadoras

 

La Comunidad Africana Occidental acuerda prohibir la importación de desechos electrónicos a partir de 2022

Los seis países que conforman la Comunidad Africana Oriental (CAO) acordaron ajustar sus legislaciones nacionales para que a partir del 1 de julio de 2022 se prohíba la importación de tubos de rayos catódicos (CRT) y monitores de computadora usados independientes y dejen de ser basureros de desechos electrónicos.

Bajo la forma de donativos, Estados Unidos, Reino Unido, países de la Unión Europea, Japón y Australia, por ejemplo, envían a países africanos computadoras usadas presuntamente en funcionamiento, con la finalidad de deshacerse de ellas.

Estos equipos contienen plomo, una toxina conocida. El contenido de plomo puede llegar de 1,5 kg. a 2 kg. en una pieza de CRT, lo que puede causar graves impactos ambientales y de salud. Una vez que se vierte en rellenos sanitarios, el lixiviado de vidrio CRT lleno de plomo se filtra en el suelo y el agua subterránea y, cuando se descompone, las partículas de polvo de plomo contaminan el aire.

Por regla general, los países africanos no tienen leyes en materia de reciclado de estos componentes o no tienen la capacidad para hacerlo, lo que significa que terminan en basureros al aire libre que contaminan gravemente las zonas.

Para proteger la salud de las personas y del medio ambiente, los seis países que conforman la CAO, Kenia, Uganda, Tanzania, Burundi, Ruanda y Sudán del Sur, se han comprometido a ajustar sus legislaciones internas para prohibir la importación de estos equipos. Se trata de una medida que posiblemente elevará el precio de los equipos electrónicos porque se plantea establecer que los importadores y vendedores de televisiones, teléfonos celulares, radios, cables eléctricos y equipo se hagan responsables del desecho de estos productos.

Ruanda ya ajustó su legislación de una forma que ha logrado beneficios económicos y ambientales al haber establecido una primera instalación oficial de reciclaje y restauración que puede procesar hasta 10,000 toneladas métricas de desechos electrónicos al año.

Con esta planta, el país ha mitigado más de 2,000 toneladas de carbono. Hasta $ 66 millones en metales preciosos son recuperables de este reciclaje formal, y se han creado más de 600 empleos según declaró Richard Munang, coordinador para África del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA.

Kenia también adelantó la legislación al haber prohibido desde 2020 la importación de computadoras usadas al país que supuestamente eran donadas a escuelas y otras instituciones como hospitales, pero que en realidad llegaban para ser desechadas. Se usan estos esquemas porque documentos internacionales, como la Convención de Basilea, prohíben que los países desarrollados envíen desechos electrónicos a África.

Richard Munang declaró que en África solo 13 países han establecido legislaciones que regulan los desechos electrónicos, lo que representa el 24 por ciento del continente. Legislar al respecto es la primera parte de la solución para afrontar esta situación.

El segundo tema a ser resuelto es cómo postular estas regulaciones como un incentivo. "Debemos preguntarnos, ¿cómo se puede plantear la respuesta política de África a los desechos electrónicos como una fuente de ingresos y oportunidades laborales, incluso para los jóvenes, donde ya existe una brecha de no menos de 12 millones de trabajos necesarios cada año en África?".

El especialista explica que en África la extracción de metales preciosos de desechos electrónicos que no funcionan está valorada en unos 10 mil millones de dólares. El sector informal, que representa el 80 por ciento del trabajo en el continente, ya realiza la mayor parte de la recolección y el reciclaje de desechos electrónicos, a los que se conoce ampliamente como “carroñeros”.

Por eso plantea que a estas personas se les deben dar incentivos para formar especies de cooperativas que puedan dotar a los “carroñeros” de equipo de protección adecuado para garantizar su seguridad durante el proceso de reciclaje y permitirles la formalización del negocio.

“Para sacarlos de este peligroso negocio, se debe proponer una alternativa que les brinde un mejor rendimiento del que obtienen, y al mismo tiempo, se deben implementar regulaciones claras para desincentivar las actividades peligrosas, lo que yo llamaría un enfoque de 'zanahoria en el palo", dijo Munang sobre el tema.

Más información allafrica.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen de INESby en Pixabay