Smartphone

 

BBVA ha solicitado ante la Oficina Europea de Patentes el registro del servicio de firma de operaciones mediante biometría facial y dactilar

El banco BBVA se ha convertido en la primera institución financiera de España que permite en su aplicación el cierre de operaciones con los datos biométricos faciales o dactilares almacenados en su teléfono inteligente, servicio que busca patentar por lo que ha realizado la solicitud correspondiente ante la Oficina Europea de Patentes (OEP).

Utilizar la biometría aumenta el nivel de seguridad del usuario, protegiéndolo ante posibles fraudes y acelerando las operaciones.

El sistema de BBVA realiza operaciones bancarias mediante la validación de la información biométrica que realiza el propio dispositivo móvil del cliente, y en ningún caso, la institución financiera almacena, ni hace tratamiento de la información biométrica de los clientes en sus dispositivos.

Adicionalmente el banco ha integrado a su app Fido-Fast Identity Online, el último estándar de autenticación en línea del mercado que refuerza la seguridad de los sistemas biométricos en los dispositivos móviles.

El registro en la OEP le permitirá a la institución financiera obtener protección en todos los países de la Unión Europea, aunque las patentes europeas también deben ser validadas por las oficinas de patentes nacionales de cada país en el que quieran protección.

En España las patentes son registradas ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). Cuando una persona física o moral obtiene una patente, se le reconoce el derecho de explotar en forma exclusiva una invención, impidiendo a otros su fabricación, venta o utilización sin autorización del titular.

El título de patente no protege las ideas, lo que se protege es la materialización práctica de la misma, siempre que sean invenciones nuevas, que impliquen una actividad inventiva y que sean susceptibles de aplicación industrial. Estos son los requisitos básicos, pero la ley también establece otros supuestos que reduce las invenciones que se pueden patentar. La OEPM dispone de un servicio de información donde se realizan informes sobre patentabilidad y también pueden ser consultados para saber más detalles.

La duración de la patente es de veinte años a contar desde la fecha de presentación de la solicitud, pero para que se mantenga vigente es necesario pagar tasas anuales a partir de su concesión.

Para iniciar el trámite de registro de una patente en España es necesario realizar una solicitud de patente de invención en la OEPM, en la que se debe describir de forma clara, precisa y completa la invención que se quiere patentar, de tal modo que un experto en la materia pueda ejecutarlo. Si es posible, acompañar la descripción con dibujos y figuras que faciliten las explicaciones de la invención y sobre lo que realmente se quiere proteger. Pero se debe también tener cuidado con el lenguaje que se utiliza, porque puede ser restrictivo y después evitar que hagamos ajustes.

La solicitud también debe delimitar de la manera más precisa el objeto de la patente para el que se solicita la protección. Esto se conoce como reivindicaciones

Proporcionar la información adecuada en la solicitud es importante porque la OEPM realizará lo que se denomina Informe sobre el Estado de la Técnica, buscando los antecedentes a nivel mundial que puedan que puedan tener relación con la patente solicitada. Este informe se realiza tomando en cuenta las reivindicaciones, la descripción, los dibujos y en general la información proporcionada por el solicitante.

El informe es una opinión no vinculante sobre si la invención puede cumplir los requisitos de novedad, actividad inventiva, aplicación industrial, y si la solicitud se ha hecho conforme a los requisitos de la oficina de patentes y marcas.

Si según el informe la patente es viable, se publica la solicitud junto con el informe, para que sea consultada por terceros. De no existir objeciones se pasa al examen de fondo y, superado el mismo, se publica en el Boletín Europeo de Patentes para que terceros puedan oponerse. De no existir oposición, se concede la patente desde la fecha de presentación de la solicitud y tendrá vigencia por veinte años.

Al igual que BBVA, cualquier persona puede solicitar el registro de su invención para que se le conceda la patente, pero como vemos, la redacción de la solicitud es la base para que después de un proceso de dos o tres años se conceda la misma.

El riesgo de cometer errores es muy alto por eso es importante no apresurarse y solicitar el apoyo de un especialista de patentes en Madrid, o cualquier otra ciudad de España, que ayudarán a que la solicitud sea llenada de la forma adecuada, evitando en lo posible los retrasos en la concesión de la patente.

Ya veremos cómo le va a BBVA con su solicitud de patente.

Más información cincodias.elpais.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net