Preocupados por los índices de obesidad infantil, el Ministerio de Salud de España preparó y presentó un proyecto de ley que pretende combatir este problema.

De esta manera en la iniciativa se tiene previsto prohibir la venta de pan dulce y refrescos en las escuelas, en cuyas cafeterías se deberá poner a la disposición de los padres el menú de la semana y la cantidad de calorías y proteínas que contiene.

La ley no se queda en la regulación a las escuelas, y también propone que se prohíba que en la venta de menús infantiles se entreguen regalos a los niños, a fin de evitar que consuman comida rápida por el incentivo del juguete. McDonald’s y Burger King ya han emitido su rechazo a esta iniciativa por lo que respecta a este apartado.

También se pretende cancelar toda publicidad de refrescos y comidas chatarra en las redes sociales y comunicaciones electrónicas y evitar que personas famosas den testimonio para anunciar este tipo de productos y así evitar su consumo.

El año pasado en Gran Bretaña se implementaron medidas en contra de la publicidad de comida chatarra en la televisión en los horarios infantiles, a fin de desincentivar su consumo por parte de los niños.

La iniciativa de la nueva ley española no ha estado exenta de crítica, pero se trata de un problema de salud infantil puesto que se estima que el 7% de los niños entre 3 y 5 años es obesos.

En México, en donde según datos de la Secretaría de Salud en el 2006 el 26% de la población entre 5 y 11 años de edad sufre de obesidad, pese a que se trata de un grave problema de salud, no se han implementado medidas legislativas y se han rechazado iniciativas que desincentiven el consumo de la llamada comida chatarra, que aunado al sedentarismo, constituyen las principales causas de obesidad. 

 

Fuente Antena 3


www.miabogadoenlinea.net