En lo que quizá constituye la noticia más impactante de la semana, una mujer somalí acusada de adulterio fue apedreada hasta la muerte por su comunidad en castigo de su delito.

La ejecución se llevó a cabo en el poblado de Wajid al sur de Somalia, donde un juez del grupo al-Shabab declaró culpable a la mujer de 20 años, divorciada y madre de un recién nacido, de cometer adulterio.

El grupo al-Shabab domina la región sur de Somalia y aplica estrictamente la ley musulmana o Sharia y cuya interpretación dice que las mujeres que fueron casadas, aun divorciadas, cometen adulterio en cualquier otra relación sentimental. La pareja de la joven, al no haber sido casado, fue condenado a 100 latigazos.

Para la ejecución de la sentencia, la mujer fue enterrada en la arena hasta la cintura y enfrente de unos 200 testigos, fue lapidada por un grupo de personas.

El primer caso de lapidación en Somalia. Se encuentra pendiente la ejecución de la sentencia de una mujer que también fue declarada adúltera y que se llevara a cabo una vez que nazca el bebé que está gestando. Otro caso dramático sucedió el año pasado en donde lapidaron a una niña de 13 años que había sido violada, aunque las autoridades dijeron que se trataba de una mujer mayor que estaba casada.

Según la estricta interpretación de la Sharia, el adulterio merece la muerte por lapidación, mientras que el mantener relaciones sexuales previas al matrimonio, 100 azotes.

Al no existir un gobierno de unidad, no en todo el país se aplica la Sharia, y aunque el actual presidente ha manifestado su deseo de aplicar la ley musulmana en todo el país, al-Shabab opina que de hacerlo aplicaría una versión muy indulgente.

Fuente BBC News

 

www.miabogadoenlinea.net