Hwan Woou Suk, el científico surcoreano que en el 2004 hiciera creer al mundo que había clonado con éxito células madre lo que constituía un importante avance para curar enfermedades como el Alzheimer, fue encontrado culpable por un tribunal de su país y condenado.

Este científico fue acusado de malversación de fondos públicos y por comprar ilegalmente embriones humanos y pese a que no se le acusó de fraude, el tribunal concluyó que era culpable por haber inventado mentiras. Fue sentenciado a 2 años de prisión que por decisión del tribunal fueron suspendidos durante 3 años término en el que estará bajo prueba.

El científico obtuvo millones de dólares provenientes de donativos privados y de recursos gubernamentales obtenidos con la documentación falsa que exhibió. Su mentira fue puesta al descubierto cuando se le requirió mayor información y no pudo comprobar que sus resultados derivaban de células madre.

Cuando fue puesto al descubierto, Hwan aceptó que los resultados provenían de datos falsos, aceptó su responsabilidad por ello y ofreció una disculpa.

Fuente CNN.com

 

www.miabogadoenlinea.net