Escudo del Barceloma

Derivado del caso Neymar, el Club de Fútbol Barcelona ha decidido pagar  a la hacienda española de forma preventiva la cantidad de 13.5 millones de euros a través de una “declaración complementaria” como "cobertura a las eventuales interpretaciones que se puedan dar en todos los contratos firmados con motivo de su fichaje".

Con este pago, el costo de la contratación del delantero brasileño alcanzaría ya 99.7 millones de euros entre los contratos firmados y los pagos de impuestos.

Según los representantes del Barcelona, las distintas operaciones realizadas con Neymar son legales y cumplen con las disposiciones fiscales.

El Barça rechaza haber cometido "un delito fiscal en relación con el cumplimiento de las obligaciones fiscales derivadas de la contratación del jugador" y refirma su convicción de que, "en el citado fichaje, el club ha cumplido escrupulosamente sus obligaciones fiscales según el estado de conocimiento que en su momento tenía de los contratos y negocios suscritos y de acuerdo a la buena fe contractual".

Sin embargo, ante la "existencia de una posible divergencia interpretativa sobre el alcance de sus obligaciones fiscales derivadas" de la operación del jugador brasileño, es que han decidido presentar la declaración complementaria.

Los 13.5 millones son pagados tomando en consideración el contrato celebrado con la agencia N&N por 40 millones de euros y también han “incluido los contratos de scouting y el de marketing”, aunque en su denuncia el fiscal sólo incluyó el contrato inicial por 40 millones de euros.

El equipo afirma que en este caso se está tributando doblemente ya que la empresa N&N pagó sus impuestos en Brasil y el FC Barcelona los ha pagado en España.

El Barcelona se reserva el poder ejercer las acciones legales necesarias para poder aclarar este asunto y recuperar lo pagado.

De encontrarse que efectivamente el Barça no pagó a la hacienda española las cantidades debidas por la contratación de Neymar, esta declaración complementaria no eximiría al club del pago de una multa equivalente a 3 veces el impuesto omitido.

Por lo pronto, la Agencia Tributaria ya también se ha presentado ante el tribunal para tomar conocimiento del caso para “preservar los intereses de la hacienda pública.

En una declaración reciente el presidente del equipo reconoció que "si el socio Jordi Cases no hubiera hecho la denuncia, no hubiera pasado nada".

Más información en elmundo.es



miabogadoenlinea.net