El nuevo regreso de Britney Spears al medio del espectáculo no podía estar exento de nuevos problemas y cuestionamientos sobre su capacidad para retomar su carrera profesional y hasta su vida personal.

 

Sucede que ahora su ex manager, Sam Lutfi, en la revisión de su demanda en contra de la madre de la cantante por difamación, ha solicitado al tribunal que evalúe su capacidad mental.

 

La demanda de Lutfi en contra de Lynn Spears es porque en su libro Through the Storm (A través de la Tormenta), ella describe al ex manager como el responsable de haber manipulado a Britney, drogándola secretamente y cortando todas sus comunicaciones, presentándose como su guardián previo a ser despedido.

 

En el juicio Lutfi solicitó la comparecencia de Britney como testigo, pero los tutores legales de la cantante, su padre James Parnell Spears y el abogado Andrew Wallet, se opusieron argumentando ante el juez que la joven de 29 años no está mentalmente apta para comparecer.

 

Por ello Lutfi solicitó al juez que se ordene una evaluación psiquiátrica de la cantante a fin de comprobar su estado mental ya que él considera que está perfectamente capacitada para comparecer como testigo y para ello presentó el testimonio de un profesor de psiquiatría de UCLA que después de analizar la entrevista que la cantante concedió a Ryan Seacrest con motivo del lanzamiento de su sencillo, concluye que la artista muestra estar capacitada mentalmente para comparecer a juicio.

 

Seguramente sus tutores seguirán rebatiendo la petición porque de realizarse la evaluación mental y resultar que Britney está mentalmente sana, podría recuperar su capacidad de ejercicio y con ello el control de su vida sin necesidad de tutores.

 

 

Más información THR

 

www.miabogadoenlinea.net