El caso de fraude fiscal y lavado de dinero en que se había visto envuelto el actor escocés Sean Connery en Marbella, España, no ha terminado aún y si bien ahora no es requerido por el primer procedimiento respecto del complejo residencial Malibú, sí ha sido imputado junto con su esposa por delito fiscal por la venta de unos terrenos por parte de una empresa vinculada con la pareja. 

 

El juez de instrucción de Málaga, encargado de revisar el proceso, solicitó que se libre una comisión rogatoria internacional y que se tome declaración sobre el caso al famoso actor y a su esposa como imputados por delito de evasión fiscal.

 

Se trata de la venta de unos terrenos en la ciudad de Málaga a través de una empresa inmobiliaria vinculada a la pareja, al no haber reportado ciertos impuestos, habiendo podido generar un delito fiscal por el importe de 1.642.576,51 euros.

 

Este delito fiscal podría prescribir el 25 de este mes, razón por la que el juez lo revisó como un segundo proceso y solicitó se facilite a la policía el acceso a los movimientos bancarios de la inmobiliaria en cuestión. Además dictó medidas precautorias como el inmediato bloqueo y embargo preventivo de una serie de cuentas bancarias, depósitos, acciones, valores y títulos.

 

Así que Sean y Micheline Connery deberán declarar sobre estas transacciones y evitar ser señalados como responsables del delito fiscal que se les imputa.

 

Fuente El País

 

www.miabogadoenlinea.net