Pareja bailando

 

Para regular la contaminación por ruido, se impondrán sanciones en China a grupos de la tercera edad que bailan en lugares públicos

La ley que en China regula la contaminación por ruido está siendo revisada por el Congreso popular para establecer sanciones a las abuelas que bailan por poner la música a volumen excesivo en la noche o muy temprano por la mañana.

Las disposiciones están dirigidas a este grupo de personas de la tercera edad, la mayoría de ellas mujeres, que se reúnen en lugares públicos a bailar, uno de los pocos entretenimientos que este sector de la población encuentra. Esta ocasión para hacer ejercicio, encontrarse y socializar, sin embargo, ha encontrado resistencia por algunos residentes de los lugares cercanos a los que se suelen reunir porque la música con la que bailan se escucha en volumen muy alto.

El problema no es menor. Esta situación ha generado enfrentamientos entre las abuelas que bailan y residentes en algunas ciudades en donde se les ha llegado a agredir incluso arrojándoles heces y huevos.

En 2017, en un intento por regular esta situación, la Administración General de Deportes emitió una disposición en la que señalaron que “los ruidos por bailes y ejercicio no deben afectar a los estudiantes que asisten a clases ni el modo de vida de los residentes”. Sin embargo, la disposición no tenía prevista una sanción y por ello no logró el objetivo de reducir los decibelios a los que las abuelas bailan.

          

Ahora la ley de 1997 de contaminación por ruido está siendo reformada en el Comité Permanente del Congreso Nacional Popular de China para establecer las reglas que las personas que bailen o hagan ejercicio en lugares públicos deben observar. Así, se limitan los lugares en que podrán efectuarse estas actividades y se sancionará el incumplimiento de estas disposiciones con multas de entre 200 y 500 yuanes, entre 30 y 77 dólares estadunidenses.

Se prevé que estas reformas incluyan el ruido no solo en las ciudades sino también en zonas rurales y que se incluyan disposiciones para regular también la contaminación por ruido de la industria y del transporte, estableciendo normas de control de vibración.

Muchas de las participantes de estos populares bailes no saben que se está regulando esta actividad y, aunque algunas han supuesto que se trata de prohibirles los bailes, solo se trata de regular el volumen de la música que escuchan.

Para los medios de comunicación, una vez que se regule esta actividad seguirá persistiendo el problema de la falta de actividades recreativas para personas de la tercera edad. Se trata de un problema importante porque debido a la política que prevaleció muchos años de un solo hijo, la población china está envejeciendo rápidamente de tal forma que el Comité Nacional de la Tercera Edad estima que para 2030 habrá 370 millones de personas de más de 60 años.

El problema de la contaminación por ruido por el elevado volumen de la música no es exclusivo de China. Aunque en México también está regulado el ruido, en muchas ciudades se vivió una situación parecida a la descrita con los grupos de zumba que se pusieron de moda antes de la pandemia, o con locales que para atraer clientes sacan bocinas a la calle. Incluso con vecinos o trabajadores de la construcción que parecen suponer que los demás residentes comparten sus gustos musicales. Sin embargo, ninguna autoridad parece tomar en serio las denuncias que se hacen por esta molesta situación.

Más información asiaone.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net