Poster de The Blob

 

Los productores Richard Saperstein y Brian Witten presentaron una demanda para conservar los derechos para hacer la película de culto The Blob

La película de 1958 cuenta la historia de un ser ameboidal alienígena que llega a la Tierra desde el espacio exterior dentro de un meteorito. La entidad devora y disuelve todo lo que está a su paso, incluyendo personas de las pequeñas comunidades de Phoenixville y Downingtown, en Pensilvania, Estados Unidos, creciendo en la medida que devora, eventualmente volviéndose más grande que un edificio.

Finalmente vencen a la entidad porque es sensible a las bajas temperaturas, y logran congelarla. La Fuerza Aérea transporta a la criatura al Ártico. En el dialogo final, uno de los personajes expresa aliviado que si bien la criatura no está muerta, al menos la detendrán. A esto, el otro responde "Sí, mientras el Ártico permanezca frío". La película termina con la criatura sobre un palé en un campo de hielo del Ártico y las palabras superpuestas "The End" transformándose en un signo de interrogación.

Como vemos, ante la crisis por el cambio climático y el deshielo del Ártico, la película tiene un gran potencial.

Saperstein (Cell, Frequenc, The Mist ) y Witten (Wedding Singer, American History X ) adquirieron los derechos para rehacer The Blob y afirman que han gastado más de 418,000 en el desarrollo de su proyecto desde que adquirieron una opción al clásico de ciencia ficción en 2009.

Después de 12 años, todavía necesitan más tiempo para desarrollar el proyecto, pero están teniendo dificultades para que Worldwide Entertainment Corporation, dirigida por Judith Harris, cuyo difunto esposo dirigió el estudio independiente responsable del original, les conceda esa prórroga.

En la Corte Superior de Los Ángeles, Saperstein y Witten están demandando para retener los derechos. Afirman que Harris aceptó oralmente una extensión y luego se negó a plasmar la extensión por escrito a pesar de varios correos electrónicos e incluso una oferta de 50,000 dólares adicionales.

Pero si el argumento de la existencia de un acuerdo verbal no es aceptado por el juez, los productores están recurriendo a la afirmación de que COVID-19 representa un evento de caso fortuito y fuerza mayor, es decir eventos de la naturaleza y del hombre imprevisibles e inevitables, que “les impidió intentar producir la película y, como resultado, el plazo de extensión debe ser hasta la fecha actual".

Hay una versión de 1988, pero no fue tan exitosa como la original.

Ya veremos si el juez acepta estos argumentos.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net