Poster de Viernes 13

 

Sean Cunningham alega que Warner y Paramount le han regateado sistemáticamente las regalías por Friday the 13th

La franquicia Friday the 13th ha estado envuelta en problemas legales durante varios años, con el director Sean Cunningham y el escritor Victor Miller, enfrentándose en el tribunal sobre los derechos de autor del clásico del terror.

En octubre de 2018, una decisión de juicio sumario concluyó que Miller no escribió el guion bajo contrato, por lo que tiene derecho a revertir la licencia otorgada, y recuperar los derechos sobre el guion original. La decisión aún se encuentra en proceso de apelación. Ese caso ha retrasado cualquier relanzamiento de la película, nuevas secuelas y otros trabajos derivados.

Ahora Sean Cunningham, productor de la película presentó en el Tribunal Superior de Los Ángeles, una demanda en contra de Warner y Paramount señalando que los estudios sistemáticamente han calculado erróneamente la regalía a la que tienen derecho. Esta demanda es solo con respecto a la licencia Cunningham para el remake de Viernes 13 de 2009.

La franquicia Friday the 13th ha recaudado más de 129 millones de dólares, según la demanda, pero Cunningham dice que las auditorías revelaron que hubo deducciones indebidas de tarifas y bonificaciones, licencias infravaloradas, una declaración insuficiente de los ingresos por venta de mercancía promocional y los ingresos por televisión de paga, entre otras reducciones.

También alega que Paramount y Warner han redactado una serie de acuerdos de licencia, que le impide comprender completamente el flujo de dinero. Supone que los "documentos retenidos por los acusados revelarían que la distribución de las Imágenes estaba estructurada para promover de manera desigual los intereses de los Demandados y terceros favorecidos".

En esta demanda se hace referencia a la contabilidad estilo Hollywood. Este es un nombre que se le da a la forma en que los estudios a menudo manipulan la contabilidad para asegurarse de que sus películas parezcan no haber sido rentables. Esencialmente, las películas se configuran como corporaciones y cada gasto se descuenta. Esto incluye cosas como viajes, marketing y cualquier cantidad de gastos en los que pueda incurrir un proyecto, incluido el dinero pagado al estudio y sus ejecutivos.

Esta contabilidad puede afectar la forma en que se pagan los acuerdos por ganancias brutas. A menudo, el elenco y el equipo tienen contratos con el estudio que incluyen el pago en forma de porcentaje de las ganancias de la película. Si una película muestra ganancias bajas o nulas, estos pagos pueden ser mínimos o inexistentes.

Existen muchos ejemplos. El retorno del Jedi notoriamente no ha tenido ningún beneficio. Es famoso que Peter Jackson y Wingnut Films demandaron a New Line Cinema, junto con los actores y la sucesión de Tolkien. Según la contabilidad de New Line, la trilogía El señor de los anillos no obtuvo ganancias. Otros casos son Harry Potter, Fahrenheit 9/11 y My Big Fat Greek Wedding.

Más información hollywoodreporter.com/blogs/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net