Naya Rivera

 

La demanda alega que quienes operan el lago Piru no advirtieron de los peligros del lago y no equiparon el bote con el equipo de seguridad necesario

Naya Rivera, famosa por su participación en la serie de mediados de esta década, Glee, falleció el 8 de julio de este año en el Lago Piru, un lago artificial en el Bosque Nacional Los Padres en el condado de Ventura, California, creado por la construcción en 1955 de la presa Santa Felicia en Piru Creek, que es un afluente del río Santa Clara.

Desde al menos 1993, el Lago Piru fue el único lago del condado que permitió la natación y han existido al menos una decena de ahogamientos desde entonces debido a las duras condiciones como baja visibilidad, diferentes corrientes, remolinos, vientos fuertes y temperaturas del agua muy bajas. El Área Recreativa del lago estuvo cerrada al público debido a la pandemia de COVID-19 desde el 4 de abril hasta el 1 de julio. La actriz estadounidense y cantante visitaba el sitio con regularidad.

Rivera y su hijo de cuatro años, Josey Dorsey, fueron al lago el 8 de julio y  alquilaron un bote por tres horas. Cuando vencido el plazo no regresaron, se inició una búsqueda. El niño fue encontrado alrededor de las 5:00 pm, solo y dormido con un chaleco salvavidas puesto. Cuando fue entrevistado por la Oficina del Sheriff del Condado de Ventura, dijo a los investigadores que él y Rivera se habían zambullido en el lago y nadaron brevemente, pero su madre rápidamente le dijo que regresara al bote. Ella lo ayudó a subir de nuevo al bote, pero Rivera no pudo volver a subir a bordo y desapareció bajo el agua mientras se estiraba y pedía ayuda. El niño también declaró que su madre no llevaba chaleco salvavidas.

El cuerpo de Rivera fue recuperado la mañana del 13 de julio y en la autopsia se estableció que la causa de la muerte fue un ahogamiento accidental y que no había evidencia de lesiones o intoxicación.

Ahora el ex esposo de la cantante y actriz, Ryan Keith Dorsey presentó una demanda por homicidio culposo contra el condado de Ventura, California, en nombre de su pequeño hijo.

También participan como co-demandantes la sucesión de Rivera y el gerente comercial de la difunta actriz. Están demandando no solo al condado, sino también al Distrito de Conservación de Aguas Unidas y la Administración de Parques y Recreación, por supuestamente no advertir a los visitantes sobre los peligros del lago y equipar el bote con el equipo de seguridad necesario.

Según la demanda, la embarcación que alquiló Rivera no estaba equipada con dispositivos de flotación o salvavidas, ni una escalera, cuerda, ancla u otro equipo diseñado para evitar que los bañistas fueran separados de sus embarcaciones. Tampoco había señales en el área que advirtieran sobre condiciones peligrosas como fuertes corrientes, baja visibilidad y fuertes vientos.

"Mientras Naya y Josey nadaban, el bote comenzó a ser arrastrado, probablemente por la corriente y los vientos, que soplaron hasta 21 millas por hora (33.6 kmph) esa tarde", señala el abogado Amjad Khan en la demanda. "Josey, que estaba más cerca, logró regresar al bote por su propia voluntad y se apoyó en el bote, que se balanceaba con fuerza con la corriente y el viento. Josey sabía que Naya todavía estaba en el agua y la escuchó gritar, ‘¡Ayuda! ¡Ayuda!’ en su lucha por regresar al bote y evitar ahogarse. Josey buscó en vano una cuerda para ayudar a su madre a regresar al bote. Josey luego miró hacia el agua en busca de su madre y vio que Naya había desaparecido. Josey gritó pidiendo ayuda y lloró solo en el bote hasta que más de una hora después fue encontrado por personal de la agencia de  arrendamiento de botes PMC".

La demanda también alega que los acusados han intentado "desacreditar a Naya en los medios y distraer la atención de su propia negligencia". También señala que el lago tiene una "historia mortal" - más de dos docenas de personas se han ahogado en él a lo largo de los años - pero nadie advirtió a Rivera sobre los peligros potenciales mientras alquilaba el bote.

Además de la muerte por negligencia, la demanda también incluye reclamos de supervivencia (es una demanda por lesiones personales si Rivera hubiera sobrevivido al accidente) y la imposición negligente de angustia emocional.

Los demandantes buscan también “daños reales, compensatorios, consecuentes y punitivos en cantidades que se fijarán en el juicio”, “honorarios y costos razonables de abogados según lo disponga la ley”, “intereses previos al juicio y posteriores al juicio”, y cualquier “reparación adicional que la Corte considere apropiada”.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net