Hamburguesa con papas

 

Un restaurante bar de Wellington, ubicado en Cuba Street, una de las calles más prominentes de la ciudad neozelandesa, recibió una “amistosa” carta de McDonald’s para que “cesaran y desistierán” de publicitar su hamburguesa vegana y dejaran de llamarla Mac Burglar.

Se trata de un popular bar llamado Laundry Bar, del que Matt Rutledge, Craig Smith y Andrew Chung son propietarios. Se les ocurrió la idea de una hamburguesa sin carne apta para veganos después de una de esas trascendentales disertaciones de café en que discutieron sobre la posibilidad de que alguna vez un vegano probara una Big Mac, la hamburguesa de dos carnes vendida en McDonald’s.

La hamburguesa fue entonces creada por el chef del Laundry Bar, Richard Vaco, quien además creó un aderezo mil islas, también vegano, para poner en los panes que acompañan al sucedáneo de carne semejando a la muy consumida hamburguesa del restaurante de comida rápida. Claro, para los que piensan que no comer carne es no comer, el lugar también ofrece su versión con carne de vaca.

Para promocionar la hamburguesa fueron un paso más allá y tomaron al personaje desarrollado en los años 70 por McDonald’s, el Hamburglar, un pelirrojo delincuente que roba hamburguesas. En el video de Laundry Bar, el Hamburglar es una mujer que roba una Mac Burglar vegana y es perseguida por varias localidades famosas de Wellington.

Los propietarios aseguran que no sabían que al hacer esta parodia estaban infringiendo los derechos de marca protegidos de McDonald’s y por eso recibieron la “amistosa” carta de cese y desistimiento con la consecuente advertencia de que de no “cesar y desistir”, procederían legalmente en su contra.

En esta carta avisaron a los propietarios del Laundry Bar que “no hay excepciones de parodia o sátira en la ley neozelandesa de marcas o de copyright”.

"McDonald's considera que sus acciones constituyen una infracción de la marca registrada, una infracción de derechos de autor y la falsificación", se lee en la carta.

Los propietarios del Laundry Bar recibieron fuerte y claro el mensaje y han anunciado que cambiarán el nombre de la hamburguesa y la publicidad, pero que no la dejarán de vender porque se trata de un platillo muy popular. Tan popular que los restaurantes de McDonald’s en Estados Unidos y algunos otros países ya ofrecen su Big Mac opción vegana con “carne” a base de productos de origen no animal.

Los abogados de McDonald’s en Nueva Zelanda han estado muy apurados este año enviando este tipo de cartas de cese y desistimiento a diversos restaurantes, pues según declaró Simon Kenny, director de comunicaciones de la empresa, en el festival culinario de este año, Wellington on a Plate, cinco restaurantes diferentes presentaron sus versiones de hamburguesas infringiendo los derechos de marca de McDonald’s.

“Aunque nos sentimos halagados, dado el mal uso generalizado, enviamos cartas amistosas pidiéndoles que no usen nuestras marcas comerciales en el futuro", declaró el ejecutivo a los medios (porqué califica de amistosas las cartas, lo desconocemos. Difícil imaginar una amenaza de demanda como amistosa).

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net