El alcalde de la ciudad de Constanta en Rumania enfrenta una delicada situación después de que decidiera participar junto con su hijo de 15 años en un desfile de modas en un hotel cercano a su ciudad.

 

Al parecer a este funcionario le gusta formar parte de este tipo de eventos y lucirse en ellos, pero no tomó en consideración que este último desfile podía meterlo en problemas no por el hecho de desfilar sino por el disfraz que eligió para hacerlo.

 

Conmovido por el reciente film de Tom Cruise, Valkiria, decidió desfilar en uniforme nazi, según el como homenaje a los oficiales que murieron ejecutados tras su fracaso en el asesinato de Hitler. Tuvo la precaución, sin embargo, de no exhibir ninguna suástica (o esvástica) porque el símbolo está prohibido en Rumania y exhibirlo se trata de un delito que se castiga con prisión de hasta tres años.

 

Pero se olvidó de ocultar una suástica del cinturón que exhibió durante el desfile, lo cual ofendió a la comunidad judía y, muy a su pesar, violó las leyes rumanas al respecto.

 

La comunidad judía le ha solicitado la renuncia a su cargo y ahora debe tomar la decisión de enfrentar los cargos como alcalde o presentar su renuncia, aunque lo más probable es que se quede en su puesto ya que para él los problemas legales y las acusaciones no le son desconocidas ya que el año pasado fue acusado junto con otros 36 funcionarios de firmar acuerdos sobre bienes raíces que al ser ilegales le costaron al país unos $134 millones de dólares.

 

Después del desfile el alcalde se disculpó por la falta y dijo que había sido una equivocación, pero si en Rumania se aplican las leyes con equidad y justicia, deberá ser juzgado por faltar a la ley.

 

Fuente Fox News

www.miabogadoenlinea.net