Mujeres rezando el Rosario y salpicando con agua bendita el recinto fueron parte de las extrañas escenas que ayer pudieron ser atestiguadas dentro de un tribunal de la Corte de Circuito de Castlebar, Condado de Mayo en Irlanda, donde 110 casos de desalojo y restitución de propiedades se listaban en contra de los propietarios.

Las inusuales manifestaciones fueron realizadas por miembros de dos grupos, Integrity Ireland y Land League. El primero, una asociación que denuncia la corrupción en el sistema policial, judicial y legal de Irlanda y el segundo, una organización que brinda apoyo a las familias que están siendo amenazadas con perder sus propiedades en procedimientos de desalojo y embargo.

Frente a la irrupción de los manifestantes en los procedimientos judiciales, el oficial del registro judicial, Fintan Murphy ordenó a la policía irlandesa despejar el recinto y ante la imposibilidad de hacerlo, optó por suspender el proceso.

Suspendido el proceso la policía pidió a los manifestantes que desalojaran el tribunal a lo que ellos se opusieron alegando que de hacerlo se les volvería a negar la entrada para manifestarse, así que decidieron quedarse y seguir con sus rezos hasta que conocieron que los procesos habían sido reanudados en una nueva sala judicial a la que, efectivamente, la garda o policía les negó el acceso.

Frente a esta situación, miembros de los grupos de manifestantes acudieron ante la policía a presentar una queja en contra del oficial judicial Finta Murphy argumentando que sus actos habían sido ilegales y poco democráticos al haber movido los procedimientos a otra sala, negándoles el derecho de manifestar su oposición.

Por el enojo que esta acción les causó, miembros de Land League aseguraron que este martes subirían de tono las protestas en la corte de Galway donde se están verificando procesos parecidos en contra de propietarios de bienes raíces.

“Rescatamos a los bancos. Ahora nos están vendiendo. No vamos a tolerar esto. Vamos a permanecer unidos”, declaró Gerry O’Boyle de Land League asegurando que su apoyo a quienes enfrentan la pérdida de sus hogares no cesará.

Land League acostumbra rezar un misterio del Rosario en los tribunales en recuerdo de los propietarios que tras haber perdido sus casas optaron por el suicidio. Una táctica intimidatoria en un país predominante católico en donde además el problema de desalojo y embargo de propiedades por falta de pago de las hipotecas es uno grave con por lo menos 7,101 casos nuevos presentados en enero de este año por los bancos en las 26 cortes de circuito de Irlanda, lo que se suma a los que estaban en trámite el año pasado, en cifras que algunos aseguran podrían llegar a 25,000 este año.

Más información Irishtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net