La razón de las deudas de una princesa de Arabia Saudita no es la crisis financiera mundial, sino que probablemente considera muy mundano el pagar por sus compras y por ello debe a varias boutiques en Paris cientos de miles de dólares.

 

Y como se trata de la esposa del Ministro del Interior de Arabia Saudita, Maha al-Sudairi tiene inmunidad diplomática por lo que no puede ser detenida por robo por las autoridades francesas. Aunque una corte civil si expidió una orden de incautación de sus bienes a favor de la boutique Key Largo a la que debía la nada despreciable cantidad de $125 mil dólares.

 

La princesa no pagó personalmente, por supuesto, sino que envió con un cheque a su representante cuando un funcionario judicial se presentó en lujoso hotel Georges V, donde se hospeda la mujer y que es propiedad de su sobrino, para evitar la vergüenza que suponía la incautación de bienes.

Tras el ejemplo de Key Largo, a donde probablemente los miembros de la realeza árabe ya no comprarán más, algunas otras boutiques empiecen a proceder en contra de la princesa morosa.

 

Bien dicen que la educación y la decencia no se compran con dinero.

 

Fuente BBC Mundo

 

www.miabogadoenlinea.net