Manos intercambiando dinero

Un estudiante que sostuvo relaciones sexuales con su maestra de ciencias la está demandando por $24,000 dólares, monto que dice le sigue costando el affaire que arruinó su futuro como marine en el ejército de los Estados Unidos.

Cuando la relación entre la maestra y el estudiante ocurrió en febrero de 2012, el estudiante, conocido bajo el seudónimo de Mark Smith tenía 17 años y la maestra de ciencias, Rachelle Heenan, 34.

Tras conocerse la relación, que inició con el intercambio de mensajes con contenido sexual, la maestra, casada y madre de dos hijos, perdió su empleo, su certificado de maestra, fue condenada a cuatro años de sentencia suspendida y, por supuesto, su matrimonio se acabó.

Ahora él le está exigiendo una compensación económica porque la “notoriedad y vergüenza del contacto sexual indeseado” acabó con sus aspiraciones de convertirse en un mecánico de motores diésel en el Cuerpo de Marines.

En la demanda se explica que la maestra “tomó ventaja de aspectos de autoconfianza, inmadurez y dependencia del (exalumno) y lo acosó, violó y destruyó desde su posición de maestra y educadora, infringiendo la ley”.

Y he aquí la razón de la cantidad solicitada como compensación por la joven víctima: en su desesperación por el publicitado affaire, el estudiante destruyó propiedad escolar con valor de $24,000 dólares, aunque la demanda señala que esta cantidad refleja el “severo dolor emocional, angustia mental, shock mental, dolor físico, pérdida de la alegría de vivir, pérdida de apetito y pérdida de la capacidad de ahorro además de otras pérdidas pecuniarias” que el demandante sufre y por las que debería ser compensado.

Cabe señalar que en este proceso también se está demandando también al distrito escolar de Eagle Mountain-Saginaw de Texas por no haber prevenido la comisión de estos delitos sexuales, quizá en un intento de que se le condone la deuda, porque quizá obtener dinero la ex maestra va a ser difícil ya que por su dudosa capacidad de juicio se quedó sin poder ejercer su profesión.

Pero qué mejor que una demanda para poder culpar a otros de los desatinos personales y evadir la responsabilidad que aún un adolescente de 17 años tiene.

Más información NY Daily News

miabogadoenlinea.net

Imagen de FreeDigitalPhotos.net