Cansados del vandalismo que se ha presentado en años pasados, la policía de Luxemburgo emitió un comunicado en donde conminan a los ciudadanos a celebrar la pagana fiesta de Halloween, respetando la propiedad tanto pública como privada.

 

En su comunicado hacen saber a los habitantes que de contrariar las disposiciones de orden publico pueden hacerse acreedores a altas multas e incluso, dependiendo de la acción, a una pena de cárcel.

 

En años pasados la ciudad ha amanecido el 1° de noviembre, tras la noche de Halloween, con las fachadas de algunas casas manchadas de huevo y calabaza, plantas arrancadas de raíz en los jardines, daños en automóviles, graffiti e incluso tumbas con daños. Todos estos actos son penalizados por las leyes y los menores de edad no se encuentran exentos de sanciones, advirtió la policía, pues pueden ser remitidos a las cortes juveniles.

 

Así recordó que a los residentes del pequeño principado de Luxemburgo que el vandalismo en tumbas y lápidas se castiga con pena de prisión de ocho meses a un año, además de que conlleva la imposición de una multa. Castigos similares se imponen a quienes dañen iglesias, monumentos públicos o realicen grafiti. Por su parte, la destrucción intencional a la propiedad se castiga con penas que van de un mes a tres años de prisión.

 

Pero por si el comunicado no es suficiente, la policía avisó que incrementará la vigilancia esta noche para asegurarse que las celebraciones de la noche de brujas se mantengan conforme a la ley.

 

Similares disposiciones aplican en varias ciudades del mundo así que si brujas y brujos salen hoy a festejar, que sea sin dañar la propiedad ajena.

 

 

Más información Wort.lu

 

www.miabogadoenlinea.net