¿Alguien recuerda a Fausto Alzati? Él ocupó brevemente el cargo de secretario de educación en el sexenio de Ernesto Zedillo. A poco más de un mes de haber tomado posesión del cargo tuvo que dejarlo porque se descubrió que aunque se ostentaba como doctor en economía por la Universidad de Harvard, no tenía el título.

 

Pues el embarazoso caso de Alzati no es único en el mundo, Alemania está viviendo su escándalo de fraude académico, por parte de uno de los ministros más carismáticos del gobierno de Angela Merkel.

 

Se trata del ministro de defensa, Karl-Theodor Maria Nikolaus Johann Jakob Philipp Franz Joseph Sylvester Freiherr von und zu Guttenberg, mejor conocido como Karl-Theodor zu Guttenberg, quien recibió el título de doctor por la Universidad de Bayreuth, con una tesis que aparentemente fue plagiada.

 

Guttenberg escribió su tesis doctoral sobre derecho constitucional comunitario comparado con el derecho constitucional de Estados Unidos. Pero según reveló el diario Suddeutsche Zeitung, esta tesis había sido copiada literalmente de un artículo periodístico y de una conferencia sin citar las fuentes, además de haber citado otros textos de forma incorrecta.

 

Y la respuesta del público no se hizo esperar. Gracias a Internet se empezó a buscar información que terminó revelando el plagio de la tesis doctoral, lo que llevó al ministro de defensa a pedir a las autoridades universitarias que dejaran de investigar el caso y mejor le retiraran permanentemente su doctorado en derecho.

 

El ministro caído en desgracia se limitó a señalar que había cometido graves errores, que no fueron intencionales, pero que no se ajustan al “código ético de la ciencia” y agregó que se trataba una dolorosa decisión pues había invertido seis o siete años de su vida en obtener ese doctorado.

 

El ministro de defensa posee un título nobiliario, vive en un castillo en Baviera y está casado con una tataranieta de Otto von Bismarck, quien fuera canciller de Alemania, pero nada de eso le ha servido para evitar el bochorno que está viviendo y que ha puesto su carrera política en peligro, ya que su reputación se ha visto afectada y la oposición pide su renuncia.

 

Angela Merkel, canciller federal, como cualquier político que quiere defender hasta el último momento su decisión y su apuesta por su delfín, declaró: "Yo nombré a Guttenberg ministro de Defensa, no lo nombré asistente académico o doctor. Lo que es importante para mí es su trabajo como ministro de Defensa y él cumple sus deberes de forma cabal".

 

Serán los alemanes quienes decidan si en el tema de Guttenberg están de acuerdo con Merkel o mejor le dan las gracias como ministro.

 

Más información BBC

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It