Hay matrimonios formados por personas tan maduras que sobreviven de todo, hasta la demanda laboral de ella en contra de él.

 

Este es el caso de Helen y John Hutchenson, una pareja británica de 46 y 52 años de edad respectivamente, que se vieron sus caras en los tribunales laborales cuando ella lo demandó por no pagarle el sueldo que habían convenido.

 

De acuerdo con la demanda laboral, Helen empezó a trabajar como asistente dental de su esposo en el 2008, tras haber llegado al acuerdo de que primero trabajaría un año como voluntaria, es decir, sin goce de sueldo, y después ganaría 3,000 libras mensuales.

 

Cuando terminó el año de voluntariado, John y su socia contrataron a Helen en la clínica dental, pero pagándole un sueldo de 1,500 libras mensuales, la mitad de lo que supuestamente habían acordado.

 

Helen aguantó la injusta situación 9 meses y renunció. Su esposo le dijo que él no tendría problema alguno si ella llevaba el caso a los tribunales, así que ella lo demandó.

 

El litigio terminó cuando el juez falló en contra de Helen al establecer que no había trabajado el tiempo suficiente para demandar y que faltaba documentación legal que amparara el tiempo que ella trabajó sin goce de sueldo y el ofrecimiento que se le hizo de pago cuando convinieron lo anterior.

 

Después de esto se esperaría la demanda de divorcio, pero Helen declaró a la prensa que su matrimonio está bien y que lo laboral no tiene nada que ver con lo afectivo. Incluso declaró que su marido estuvo todo el proceso conforme con el abogado que la representó y que sí él alguna vez necesita un dentista, su esposo John con mucho gusto lo atendería.

 

Sin duda John es un hombre muy maduro… y listo. No solo tuvo asistente gratuita un año, sino que se las arregló perfectamente para que su esposa no identificara el abuso laboral de John el dentista con la ternura y comprensión de John el esposo.

 

Más información Mail on Line

 

www.miabogadoenlinea.net