En Girona, España, dio inicio el día de ayer el juicio contra una joven pianista y sus padres, acusados todos ellos de haber cometido un delito contra el medio ambiente por el ruido producido durante cuatro años para la práctica del piano.

 

El caso fue llevado por la fiscalía ante la Audiencia Provincial de Girona y Sònia Bosom, vecina de Laia Martín, la pianista, que la acusa de haberle ocasionado alteraciones de sueño, intranquilidad, desasosiego, angustia, labilidad emocional, episodios aislados de pánico, sentimientos de impotencia e indefensión, evitación, hipervigilancia, irritación, susceptibilidad, rumiaciones constantes y problemas en la gestación de su hijo, además de un trauma que la hace salir del cine cada vez que aparece en piano en escena.

 

La acusación señala que entre octubre de 2003 y septiembre de 2007, Laia Martín practicó el piano ocho horas diarias mínimo cinco días a la semana, lo que generó las molestias descritas a la vecina, Sònia Bosom.

 

La fiscalía argumenta que pese a que se solicitó en dos ocasiones que la habitación en que la joven practicaba fuera insonorizada, las medidas no fueron adecuadas por lo que el ruido generado era una molestia permanente para la vecina.

 

De acuerdo con la fiscalía los decibelios causados por la práctica del piano superaban los permitidos por la normativa vigente, un argumento rebatido por la defensa que declara que la desviación entre el sonido emitido y el autorizado era realmente de un decibelio. Para ello exhibe como evidencia la anulación de las mediciones sonométricas realizadas por el ayuntamiento, en las que se mostraba una desviación mayor, porque los aparatos que utilizaron no estaban bien calibrados.

 

Se trata de un interesante juicio en que comparecen peritos médicos y expertos en mediciones de sonido a fin de que se decida quien tiene la razón.

 

En este caso tanto la fiscalía como Sònia Bosom piden seis años de prisión para Laia y cada uno de sus padres por el delito de contaminación acústica, más un año y seis meses de prisión por las lesiones psíquicas que han producido y más de 20,000 euros en concepto de multas e indemnizaciones.

 

De más está decir que Laia Martín actualmente es concertista de piano.

 

 

Más información Elperiodico.com

 

www.miabogadoenlinea.net