Eberhard van der Laan, alcalde de Ámsterdam, Países Bajos, anunció que el Consejo de la Ciudad impondrá la prohibición de fumar marihuana en los patios de las escuelas, prohibición que probablemente se extenderá a los parques y zonas residenciales.

 

La existencia de esta prohibición faculta a la policía a entrar a las escuelas y detener a los estudiantes que se encuentren fumando, aunque siempre será prerrogativa de la escuela llamar a la policía para detener a alguna persona, particularmente cuando se trate de algún estudiante reincidente. 

 

La intención del gobierno de subir la edad legal para la compra de cigarros por parte de los jóvenes, de 16 a 18 años, servirá también para avalar esta nueva prohibición y no permitir que los estudiantes fumen, ni tabaco ni marihuana en las escuelas.

 

Por asombrosa que parezca esta prohibición, no se había establecido antes pues estaba prohibido fumar marihuana y frente a una propuesta de prohibir que se fumara en las escuelas el Consejo del Estado declaró que no era procedente porque no se puede prohibir lo que es ilegal. Sin embargo al haber cambiado las leyes en materia de drogas, ahora se puede imponer esta prohibición.

 

En los Países Bajos, la posesión de marihuana es ilegal aunque se ha convertido en política oficial no detener a nadie con posesión de menos de 5 gramos de la droga.

 

Una vez vigente la prohibición, tendrán que cerrar también 44 cafés en los que es legal vender pequeñas dosis de marihuana, debido a que se encuentran a menos de 250 metros de alguna escuela.

 

De acuerdo con el diario holandés Parool, actualmente hay funcionando en Ámsterdam 220 cafeterías de cannabis y pese al cierre de las 44 cafeterías por estar en zona escolar y 26 más ubicadas en el distrito rojo, Ámsterdam seguirá siendo la ciudad con más cafés de este tipo, pasando el número de establecimientos autorizados en La Haya, Rotterdam y Utrecht juntos. 

 

La existencia de estos cafés es un atractivo turístico más de la ciudad pues casi un tercio de los más de siete millones de visitantes anuales de la ciudad han declarado haber visitado algún café de cannabis.

 

Respecto de los cafés de cannabis en 2010 la ciudad de Maastricht prohibió la venta de marihuana a no residente holandeses, una disposición que fue recurrida por negar igualdad a los ciudadanos europeos, pero que fue desechada por el tribunal europeo que avaló que se trata de una medida para mantener el orden público y evitar el turismo por drogas.

 

Más información Dutchnews.nl

 

www.miabogadoenlinea.net