Aunque en su país de origen los gigantes  de la industria del entretenimiento no han logrado imponer su modelo para Internet, han logrado tener avance en otros países a los que se suma Colombia.

 

Si todo sale como se prevé, el Congreso de Colombia habrá aprobado la "Ley 201 de 2012, por medio de la cual se implementan compromisos adquiridos por virtud del acuerdo de promoción comercial suscrito entre la República de Colombia y los Estados Unidos de América", específicamente en materia de propiedad intelectual.

 

El gobierno colombiano señala que el proyecto “busca poner a tono la legislación de Colombia con los compromisos y estándares internacionales existentes en derecho de autor”, pero académicos, expertos en derechos de autor y redes sociales se han manifestado en contra de esta ley.

 

Parte de las críticas es que la ley permite que una autoridad administrativa, sin sentencia judicial, acceda a los datos personales de supuestos infractores de derechos de autor, violando los derechos a la intimidad y a la protección de datos de cualquier ciudadano.

 

Además, los artículos 13 y 14 del proyecto disponen prohibir ”la retransmisión a través de Internet de señales de televisión (…) sin la autorización del titular o titulares del derecho del contenido de la señal y, si es del caso, de la señal” y dispone la imposición de multas para infractores en Internet al derecho de autor.

 

Por otra parte Infobae.com informa que Brasil también se prepara para reformar su legislación en materia de propiedad intelectual. El sitio señala que en algunos proyectos se propone criminalizar actividades como transformar en MP3 las canciones de un CD y se pretende obligar a los proveedores de Internet a mantener los datos de navegación de los usuarios durante tres años.

 

Incluso, afirma Infobae que se dieron a conocer documentos privados con acuerdos secretos con la ECAD (Oficina Central de Recaudación y Distribución), el organismo privado encargado de recaudar los derechos de autor entre los artistas. El objetivo es poder controlar la circulación de contenidos y evitar que se violen las leyes de derechos de autor a través de las descargas en la web.

 

Estas legislaciones tarde o temprano será sometidas a revisión por parte del poder judicial, y tal vez, como ha sucedido en otras partes del mundo, se defina que las mismas violan las libertades de los ciudadanos al no establecer un equilibrio entre los derechos de los usuarios y los derechos de autor.

 

 

www.miabogadoenlinea.net